Inmortal.

Al abrir los ojos, confirmó satisfecho su logro; había traspasado su consciencia a un ordenador. Era inmortal. Pero tras saborear el triunfo, comprobó con estupefacción que ya había alguien allí.

Latest posts by Gabriel Garcia Moreno (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada