Un ruido

Dejó de respirar y se incorporó sobre el rancio camastro. El bullicio de uñas se intensificó y un mar de ratas trepó por las sábanas chillando y  envolviéndolo con furia.

Latest posts by Xavi Ge Ese (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada