TEMBLOR.

Cuando el temblor terminó por fin, y el polvo se asentó,  la débil llama de la antorcha iluminó alrededor. Esta vez sí se encontraba absolutamente solo.

Latest posts by Nacho Saavedra (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada