Una nueva vida (Capítulo 2)

Desperté tendido en mi cama. Me dolía bastante la cabeza, y había tenido un sueño muy raro… o lo que yo hubiera querido que fuera un sueño. No podía creer lo que vi. ¿Cómo llegué a casa, si me desmayé tras el mordisco? El mordisco. Me busqué la herida, y allí seguía, aunque totalmente cicatrizada. ¿Cómo había podido cicatrizar una herida de ese tamaño en una sola noche? Todo era tan extraño… Miré la hora: las 11 de la noche. “¡Dios mío! he estado durmiendo todo el día” pensé alertado, y me cambié de ropa para ir al trabajo antes de que volviera a llegar tarde. Fui hacia el bosque, y pasé corriendo la zona donde me atacó esa bestia, sintiendo como si miles de miradas estudiaran cada uno de mis movimientos. Por suerte, no decidió acabar lo que empezó la noche anterior; llegué como de costumbre, hice el relevo al guarda y me preparé para otra noche más en completa soledad. Al fin y al cabo eso no me preocupaba, ya que llevaba trabajando allí un año, por no mencionar los cuatro que llevaba viviendo solo en el piso. Para matar el tiempo, entré en la caseta e intenté dibujar lo que me atacó para poder preguntar a la policía o a algún antiguo compañero si se han registrado ataques de esa criatura antes. Empecé intentando plasmar cada detalle minuciosamente, pero al minuto recordé que el dibujo no era mi especialidad; desistí: hice una bola con el papel y lo tiré a la papelera (“¡canasta!”). Estaba demasiado bajo de fuerzas como para hacer una ronda alrededor del bosque, así que decidí dedicar la noche a buscar posibles respuestas.

Las cinco de la madrugada: fin de la jornada. Tras seis horas de buscar sentido a lo sucedido (y alguna que otra cabezadilla), también desistí. No encontraba explicación alguna, y era hora de volver a casa. Sin saber porqué tenía la sensación de que si quería saber algo más no debía esquivar la zona donde me atacó, y estaba en lo cierto. Me disponía a cruzarla cuando volvió a aparecer: de los arbustos de mi derecha vi la cabeza de la bestia saltar al camino; pero sólo era eso, la cabeza de la bestia. Había sido cortada de su cuerpo y lanzada desde mi derecha. Llegó rodando a mis pies. Miré a la zona desde donde la habían lanzado y vi a un hombre mirándome fijamente. Cuando le devolvía la mirada, caminó hacia mí:

– Eso es lo que te atacó ayer, pero dudo que lo vuelva a hacer. Era un hombre-lobo, también conocido como lupino, y tuviste la suerte de que fuera bastante débil. Es raro que merodeen tan cerca de la ciudad.

Se acercó aún más a mí. Ahora pude verle claramente: un hombre moreno, de metro ochenta aproximadamente, con el pelo no muy cuidado y una barba de dos días, y vestido con ropa informal bastante oscura. Sus ojos dejaban ver una gran inteligencia, algo bastante extraño para la edad que aparentaba, y la expresión de su rostro daba a entender que esta situación no era nueva para él, que sabía perfectamente de lo que estaba hablando.

– Fui yo quien te llevó anoche a casa, Andy, y fui yo quien te curó la herida, que de no ser así te hubiera matado en un par de horas. Sé que todo esto de parece muy extraño, pero si me acompañas a dar un paseo te explicaré algo que cambiará tu vida.

Aún intentaba asimilar la situación: un desconocido (que parece conocerme muy bien a pesar de no haberle visto en mi vida), después de arrojarme a los pies la cabeza de un..¿lupino?, me invitaba a dar un paseo. La confusión me impedía hablar, y mis fuerzas seguramente no me permitirían huir de allí ni tres metros antes de que el desconocido me alcanzara (a pesar de mi buena forma física, este tipo parecía ser mucho más ágil y fuerte que yo).

“Algo que cambiará mi vida, quizá sea esto lo que he estado esperando”, y sin decir ni una palabra me acerqué a él y caminamos hacia el interior del bosque.

6 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 12/10/2008  09:42 Responder

    halaaaaaa, mola mola
    me gusta como escribe usted, caballero, mantienes una tensión y un misterio que hielan la sangre. Me muero de ganas de ver el siguiente capítulo, monsieur

  2. por Lascivo publicado el 14/10/2008  18:35 Responder

    venga tio, capítulo 3 ya, k stoy impaciente

  3. por consigueaccesorios publicado el 14/10/2008  21:56 Responder

    Pues ahí tienes la nueva entrega, puede que sea demasiado diálogo pero era necesario, lo siguiente ya tiene mas chicha...

  4. por Pequadt publicado el 14/10/2008  21:59 Responder

    Muy bueno. No se porqué pero creí que la ambientación era medieval (con el primer capítulo).
    Me gusta tu forma de escribir, y los cambios de trama que vas sacando. Estoy impaciente por ver que tipo de paseo van a dar xD

  5. por champinon publicado el 15/10/2008  14:08 Responder

    Me gusta como mejora la forma de relatar las cosas,... le estas cogiendo el gustillo eh? xD

    Me encanta lo de (¡Canasta!) es genial, me la apunto,... para realizar incisos es cojonudo el uso de los parentesis...

    Gran intriga... sera una especie de blade hombre-lobo? xD

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada