El buscador de perlas dejó de nadar

Una mañana Luang, dejó de buscar una piedra entre los escombros que atarse al tobillo. Ya no bajaría más a buscar perlas con los otros buscadores de perlas de Koh Tao. Ya no subiría más en el barco de Boonpong para ver alejarse la costa lentamente antes de hundirse siendo arrastrado por la piedra al fondo del mar…

Luang se escondía y les miraba seguir el procedimiento rutinario antes de subirse al barco. No quería que le viesen, pues se reirían de él. No había dejado de buscar perlas porque no necesitase el dinero; de hecho buscaba desesperado otro trabajo, pero le había cogido fobia al mar. La tarde anterior Luang había tenido un pequeño accidente con una ballena y la gente era cruel. Muy cruel.

No sabía de nadie que hubiese tenido su mismo “problema”, todos sabían que las ballenas eran seres tranquilos y que nadaban muy lentamente, que podías acercarte y tocarlas con la mano y nada ocurría. Pero nunca pensó en una ballena en el plano sexual. Cuando le dejaron saltar de la barca cerca de dos ballenas para buscar ostras con perla, no pensó en la sexualidad de la ballena, no pensó siquiera estar envuelto en ningún tipo de riesgo con ellas, le preocupaba más su escombro y su cuerda, si no conseguía soltarse a tiempo podría quedarse atado al fondo del mar, y ya era bastante por lo que preocuparse.

Pero si la gente se reía no era por eso. Era porque no conocían a nadie más victima de un bukkake ballenero. Aquella tarde que quisiera borrar de su mente, Luang ascendió con las bolsas de tela llenas de ostras y se encontró a la ballena eyaculando de frente, no la pudo esquivar, le alcanzó de lleno, una lluvia blanca de 1500 litros a presión. Pensó que no sobreviviría al aluvión de esperma, pero milagrosamente pudo salir a flote y respirar. Gritó pidiendo ayuda, y cuando la balsa llegó y vieron lo que le había pasado no pararon de reirse hasta que la barca estuvo fuera del alcance del mar azul espumoso.

Luang sobrevivió a una catástrofe pero nadie podía pensar en la proeza de salir a la superficie tras todo aquello, la gente se paraba en la idea de una ballena corriendose en su cara intentando alcanzar a la hembra para inyectarle un diez por ciento de paternidad. Pobre Luang! Cuando pienso que otros se quejan de una cagada de pájaro veo que tenemos los ojos cegados por el desconocimiento…Lo de Luang si que es una triste historia!

Últimas publicaciones de danixu (ver todo)

6 Comentarios

  1. por Pequadt publicado el 22/11/2008  14:41 Responder

    Me temo que este relato es de muy mal gusto...

  2. por Lascivo publicado el 22/11/2008  14:49 Responder

    ostias, y cómo no se ahogó? bueno, al final tuvo vaselina para años...
    de todas formas, pese a que me ha hecho gracia, toy con Pequadt en el sentido de que raya quizás la pornografía. Bueno, tampoco es para tanto, claro, pero échale un vistazo a las reglas Danixu!!!!

  3. por danixu publicado el 23/11/2008  20:43 Responder

    Intenté hacer un relato partiendo de una parida que hablamos por el tuenti, probablemente si este triste suceso de un sufrimiento fisico a la par que psicológico le ocurriese a alguien...Yo creo que no puedo imaginarme las consecuencias para la psyque de esa persona.
    No creo que raye la pornografía, exagerado jaja pero si creo que es un tanto de humor sucio como las camisetas que pensabamos hacer (quizas algun dia la idea frague) Lo que si es cierto que se le quedaría la piel muy suave.

  4. por champinon publicado el 24/11/2008  13:37 Responder

    Lo que es cierto esk todos alguna vez hemos reido de lo que sería, pero el relato no tiene nada de real en el sentido en que las dos ballenas, a pesar de que solo es un 10% si que estan en contacto... no es en plan... toma ya, ahi va, pillalo.... xD

  5. por Lascivo publicado el 24/11/2008  20:18 Responder

    dios, pero te imaginas? te imaginas?!? estar ahi en medio??? dios... qué asquete

  6. por danixu publicado el 27/11/2008  19:35 Responder

    pequadt dirá lo que quiera sobre el mal gusto de este relato...pero ha sido mi relato más comentado jaja

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada