Fiestas populares

Llegué a un viejo edificio, parecía lo único en pie en aquel lugar.

– Disculpe, ¿la oficina del alcalde?
– si, es aquí.
– ¿Podría hablar con el?
– No, murió.
.
.
.
– lo lamento.
– Fue una pena, era un gran hombre. Culpa de un concurso de tortillas, el se ofreció de jurado; los huevos pasaron mucho tiempo al sol…nada se pudo hacer. De verdad, una pena. Sobró mucho pan, eso si.
– Ya veo… ¿nadie le sustituye?
– Solo vivíamos el alcalde y yo en el pueblo. La tortilla era mía. ¿Quiere usted almorzar?

8 Comentarios

  1. por Zilniya publicado el 03/12/2008  19:42 Responder

    Juas!! Más que un microrrelato, esto es un chiste! Y es bueno!

  2. por ameliemelon publicado el 03/12/2008  20:18 Responder

    jajajaja!! a mi tambien me ha parecido muy gracioso. y el tio tan tranquilo xD

    muy bueno, sobre todo que al principio parezca todo tan tipico de un pueblo y que luego sea tan absurdo.


    amelie...

  3. por Lascivo publicado el 03/12/2008  21:01 Responder

    "Sobró mucho pan, eso si." xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD, tremendo.

  4. por Pequadt publicado el 03/12/2008  23:11 Responder

    Jajajajaja!!!
    Coincido con Lascivo: el golpe maestro es "Sobro mucho pan, eso si".
    Muy muy bueno, si señor.

  5. por reinadelamantekilla publicado el 04/12/2008  15:52 Responder

    La verdad que hacía tiempo que no me reía con un relato como lo he hecho ahora XD

  6. por newowen publicado el 16/12/2008  19:29 Responder

    XDD lo bueno es que acaba justo así y te imaginas el silencio tenso de después y eso es genial.

  7. por ivanocana publicado el 10/01/2009  23:04 Responder

    muy bueno, no le encuentro comedia. - me recuerda a kafka, eso sí

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada