LAS MANOS.

Las manos,
ateridas del frío,
escondidas en las sábanas,
resbalan por la superficie,
la tela, el cuerpo,
las ansias,
apenas se palpan.

Si el corazón me late más rápido,
espero poder soportarlo.

Las manos,
untadas de nieve,
sujetando una y otra,
el aire, el deseo,
la piel

-de ese color dorado no sé a qué luz-

tuya,
es bastante para mi frío.

El temblor,
la respiración exhausta,
los latidos acelerados,
la piel,
las manos,…

El temblor;
me gustaría ahogar el gemido.

Últimas publicaciones de onanistaenamorada (ver todo)

2 Comentarios

  1. por reinadelamantekilla publicado el 05/02/2009  16:24 Responder

    El final de todo lo que escribes es siempre tan tajante, tan hiriente. Me encanta, si si.

  2. por onanistaenamorada publicado el 05/02/2009  17:12 Responder

    Gracias ;)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada