Tarde Gris (El Entierro)

Tarde gris. Otoño.

La lluvia fina como agujas

Moja la hierba muerta.

Lamentos. Quejidos.

Súplicas.

 

La monótona melodía

De un violín lejano…

Clava sus notas melancólicas

En los corazones desdichados.

 

Las flores mustias envidian

Al enhiesto ciprés que,

De nefasta piedra rodeado,

Observa la escena sin interés.

 

De negro las mujeres,

De negro los caballeros,

Corren las lágrimas con las notas puntiagudas

A lo largo del sendero.

 

Una fuente murmura.

Sopla, frío, el viento.

Todos callan. Nadie habla.

Parece pararse el tiempo.

Tarde gris.

Las nubes, tristes, se agolpan

Para darse mutuo consuelo.

 

Alza la voz al cielo

Mirando el yerto, níveo y muerto

Cuerpo del fiel amigo.

 

¿Por qué me lo arrebataste?

Devuélvemelo ahora mismo

Antes de que sea tarde.

 

Pero de nada sirven sus gemidos;

Dios no escucha, hace oídos

Sordos a lo imposible:

No fui yo, fue la Muerte.

 

Tarde gris. Llueve.

Jacinta

Últimas publicaciones de jacintagal (ver todo)

2 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 27/03/2009  00:00 Responder

    una gran poesía, poco comentada, pero que registra cantidad de visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada