Olor a mañana

Bajo la nube de polución, la ciudad despierta con olor a cruasán y gasóleo, como cada mañana. Un puñetero histérico toca el claxon, aquel del periódico frunce el ceño y un niño ojeroso lanza el despertador contra el suelo. 3 millones de autómatas se mueven al compás del tecleteo o el ronroneo de las máquinas. Huele a café y a tinta, huele a mañana.

David M. sale de la ducha, con una mano alcanza una toalla rosa y con la otra enciende un transistor recubierto de polvo.

-¡CRISIS! ¡CRISIS! … el gobierno… ¡qué desastre! los índices indican…los analistas predicen…

– Con Adelgar el engordar se va a acabar. Ya no le verán como antes.

-¡GAZA! ¡45 muertos en AFGANISTÁN!

¿Adel qué?-. David M. se acaricia la barriga con preocupación. Suspira y vuela con los ojos cerrados.

Unos kilómetros por encima de la ciudad, el aire es puro y frío como la nieve recién caída. Las nubes ocultan el gris y el marrón, tan solo algún pájaro metálico surca los cielos agitando estratos de capas frías y calientes. Su ruido apenas rompe la quietud.

¡Riiiis! ¡Raaas! -.Maneja su Gillete Mach 3 con soltura y decisión.

-¡RAÚL SELECCIÓN!

¿Si bueno, y Villa?

Rodeado ahora por la negrura y los satélites de comunicaciones, la vista es hermosa, sobrecogedora. Sonríe reconociendo las familiares franjas de tierra y las vastas extensiones oceánicas. El azul le envuelve y le acaricia los sentidos.

¡Raaas!-. ¡Ay!Joder…

-¡CRISIS! ¡Los nacionalistas vascos…los independentistas catalanes…El uno y el otro, gobierno y oposición. Que sí, que no.

David M. se limpia el corte con un poco de agua.

-Prepotenciator, su solución ante los problemas de erección y eyaculación precoz.

-Blablablá…¡Que NO! ¡Que SÍ!

Sentado en uno de los anillos de Saturno, un silencio de muerte le envuelve. Solo se distingue un puntito azul en la lejanía.

Es tan pequeñita…

Respira hondo el vaho que aún queda en el baño. Se seca con la toalla rosa la cara y se pone un trocito de papel higiénico en la herida que se ha hecho en la barbilla. Sonríe con los ojos cerrados.

-¡CRISIS!

¡Joder, se me hace tarde!

-Un autómata sale del baño corriendo con el ceño fruncido, se come un cruasán y se toma un café frío del día anterior. Se viste, coge las llaves del coche y…

¡TACATAC TACTIC TICTACATACA! ¡Brommmmmmmmmmnnnhhh!

Gonzalo López Sánchez

Gonzalo López Sánchez, nacido en Barcelona en 1987, aunque posteriormente reside en Madrid, Guadalajara y Málaga. Licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Microbiología en la misma universidad. Aficionado a la historia, los juegos de rol y la escritura de relatos breves.

Últimas publicaciones de Gonzalo López Sánchez (ver todo)

8 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 23/02/2009  21:50 Responder

    Muy muy muy muy bueno. Me ha gustado muchísimo. Tiene además un estilo muy original.
    Y parece muy inspirado. Muy grande, Xplorador

  2. por Lascivo publicado el 23/02/2009  21:52 Responder

    Y me gusta eso de rissss rassss y las frases de la radio, jeje. En serio, brrrrutal

  3. por xplorador publicado el 25/02/2009  01:11 Responder

    ¡Muchas gracias Lascivo!Me alegro de que te guste :D

    ¿No te ha resultado un poco lioso al leerlo?¿O quizás demasiado condensado?

    Uhmm.

  4. por ameliemelon publicado el 25/02/2009  20:22 Responder

    a mi no me ha parecido ni lioso ni condensado. me ha parecido genial el paralelismo entre la realidad de la radio y el sueño del protagonista xD ahi, mezclandose como el que no quiere la cosa.


    amelie...

  5. por Lascivo publicado el 25/02/2009  21:55 Responder

    de acuerdo con Amelie, no me parece lioso

  6. por Mery publicado el 27/02/2009  11:57 Responder

    M ha gustado muxo, xo tal vez dmasiado junto todo. Si has escrito mas kiero leerlos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada