El Bajo 1° Parte

Hola.Este fue mi primer relato largo.Lo escribí hace casi un año.Espero les guste.Saludos.

bajo2El Bajo

 

Usaré en extenso mi inseparable editor de palabras de Microsoft; Word.

Miedo, Terror, espanto, pavor, pánico, horror.

Todos los sinónimos antes referidos, son poco para lo que sentí aquella noche. ¡Sí señor!, ya que por el significado en carne viva de los términos que acabo de escribir, hice algo que jamás creí poder hacer.

De regreso de casa de Gerardo, el baterista de nuestro grupo de música, amigo al cual se le ocurrió vivir en uno de los lugares más peligrosos de la ciudad perteneciente a un águila y un nopal; y cuando con mi vehículo había avanzado lo suficiente desde la casa de mi camarada como para volver sobre mis pasos; de pronto, mi fiel pero viejo jeep, comenzó a expeler humo negro.

Y así, sin más, y justo cuando había hecho amagos para acercarme al borde de la vía, quedando prácticamente bien estacionado, mi auto quedó extinto.

No conocía aquella calle; porque a tres cuadras de haber salido de la casa de Gerardo, tuve que desviar el curso habitual hacia casa, por arreglos de pavimentación en la avenida que frecuentemente utilizaba para el regreso.

Con mis manos en el volante, y con cara de, Y ahora qué hago, me quedé unos instantes maldiciéndome a mi mismo, por no haberme quedado con Antonio y Ramón tomando cerveza en casa de Gerardo. Siempre venían conmigo, pues también son integrantes del grupo; y a 15 minutos de mi hogar, los dejaba en sus moradas. Pero esa noche no fue así, ya que quien escribe simplemente no quiso quedarse, argumentando  cansancio; pero en realidad fue y es, que el trago, cualquiera sea, no es lo mío; por cierto.

Y allí estaba sólo, pensando en la estupidez de aquella decisión, y en lo peligroso de la actual situación.

Intenté llamar a mi hermano, pero curiosamente el celular estaba con batería agotada; cuestión que rara vez ocurría, pero que justo aquella noche sucedió. Y mientras en esos asuntos pensaba, incontables veces intenté encender el motor del vehículo, pero sin resultados positivos. Entonces me dije; _Bueno, ha de ser las diez de la noche, es mejor que me vaya de aquí.

Pero yo llevaba mí bajo. Aparato amado desde hacía varios años, con en el cual me desempeñaba bastante bien como bajista.

¡Cómo adoraba aquel instrumento! Pero en la situación en la cual me encontraba aquella noche, ese elemento del alma llamaría mucho la atención. Pero bueno, volví a pensar; no pasará nada; de todos modos lo más probable es que abran el jeep.

Y así, con esos pensares en mi inocente mente, bajé del vehículo con mi bajo guardado en su bella funda de cuero, y lo cargué en mi hombro cerrando las puertas del jeep. Luego, en el momento en que me doy vuelta para caminar hacia alguna avenida principal, me dí cuenta que aquella calle estaba absolutamente desierta; y observando hacia dónde dirigir mis pasos, veo que como a dos cuadras y por ambos lados de la acera, se acercan personas; dos entes por el lado en el cual yo me encontraba, y tres más por la vereda del frente.

Comencé a sentir una sensación helada en la espalda, la cual pronto de trasladó hacia mi rostro,  transformándose en un calor insoportable. El corazón empezó a latir muy rápido, y enseguida sin más pensé: estoy muerto. Y dando un giro rápido hacia el lugar opuesto desde donde venían aquellas personas; justo, se me cae el celular a tierra, el cual había guardado en el bolsillo de atrás de mi pantalón; y en esos segundos, en los cuales vi que en el suelo yacía mi teléfono medio desarmado por el golpe, escuché también que aquellos hombres corrían hacia mí y agachándome; tomo el aparato, y una idea impensada se me viene a la cabeza; y gritando como si hablara con alguien a través del comunicador, digo lo siguiente:

-¡No infeliz, No!

– Estoy aquí, fuera de tu casa…

Y mirando hacia arriba, vuelvo a hablar más fuerte:

Mejor baja ahora, para arreglar esto de hombre a hombre.

– Sé que estas con mi novia; te traje tu bajo. ¡Desgraciado!…

En ese momento estaban más cerca aquellos seres, y por el miedo que sentí, lo último en gritar y medio volteado hacia ellos fue:

¡Y también traigo un arma, cabrón…!

Últimas publicaciones de laindeba (ver todo)

4 Comentarios

  1. por Zilniya publicado el 24/06/2009  09:23 Responder

    Te sucedió esto de verdad??!!!!! Qué pasó después?? Quiero leerlo!

  2. por vms8 publicado el 25/06/2009  15:31 Responder

    Yo también soy bajista.

    Por otro lado, el diálogo final me ha despistado un poco :/
    No te preocupes, quizás es que yo soy algo corto.

    La seguiré leyendo

  3. por laindeba publicado el 26/06/2009  15:02 Responder

    Sí, tienes razón Vms8, veré cómo lo mejoro; pues tampoco me terminó de convencer.
    Zilniya, no.No es un relato real.

    Gracias a ambos por leer.

  4. por Zilniya publicado el 27/06/2009  00:18 Responder

    Uf, pues parecía auténtico, que bien narrado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada