Aún estoy aquí

Imaginaos la escena: un sol abrasador, una llanura infinita, el horizonte apenas moteado por arbustos muertos. Sus botas de cuero gastado hacen crujir la arena, levantan a cada paso una nubecita de polvo, y las ramas se parten bajo ellas.

El pistolero no tiene agua, ni siquiera conserva un pedazo de cecina. Perdió su sombrero millas atrás, y su revólver solo aloja una bala en el tambor. Su piel está abrasada, su lengua cuarteada.

Os preguntareis: ¿qué esperanzas tiene?

Gira el cuello, allí sigue su perseguidor. Él camina despacio, mascando tabaco, su abrigo negro ondea al viento. Le sonríe con la mitad de su cara. –Aún estoy aquí-.Parece decirle.

El pistolero se detiene con la vista nublada. Saca su revólver y se lo coloca en la sien derecha. Una carcajada llega hasta él. El hombre de negro le muestra todos sus dientes.

Su dedo tiembla sobre el gatillo.

¡BANG!
.
.
¡bang!
.
.
.
.
¡bang!
.
.
.
.
El eco ahuyenta a los cuervos.

El hombre de negro cae de espaldas.
.
.
Solo los graznidos rompen el silencio.
.
.
El pistolero cae de rodillas y se ríe. ¿Por qué su última bala ha acabado con su perseguidor? ¿Por qué no sirvieron de nada las otras?

El hombre de negro se incorpora y le guiña un ojo.

No caerá una gota de agua por tu garganta, no abrazarás a ningún ser querido, no reirás, ni dormirás sin que yo esté ahí. A veces creerás haberme derrotado, pero solo será una ilusión estúpido necio. Yo siempre estaré ahí, siempre sangrarás.

El pistolero se agarra el pecho, una rosa roja se abre en su mugrienta camisa. La sangre corre a borbotones. Su corazón le sangra.

Gonzalo López Sánchez

Gonzalo López Sánchez, nacido en Barcelona en 1987, aunque posteriormente reside en Madrid, Guadalajara y Málaga. Licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Microbiología en la misma universidad. Aficionado a la historia, los juegos de rol y la escritura de relatos breves.

Últimas publicaciones de Gonzalo López Sánchez (ver todo)

5 Comentarios

  1. por Carita publicado el 16/07/2009  10:21 Responder

    Me extraña que nadie haya dejado ningún comentario... el relato es bueno

  2. por Zilniya publicado el 16/07/2009  10:38 Responder

    Mmmm... Será que no lo veo muy claro. Es simbólico (eso parece, está en Surrealismo)? Cuál es el tormento que persigue al personaje? Realmente está situado en el Far West o es parte del simbolismo?

  3. por Ladydaiquiriblues publicado el 29/10/2011  17:01 Responder

    Han faltado las balas de paja y los arbustos secos en el paisaje ;) .
    Me pregunto qué le provocaba tanta desolación al pistolero...

  4. por khajine publicado el 29/10/2011  17:23 Responder

    Creo que el "Far West" es sólo un escenario, como podría estar viajando por el espacio en una nave "sin escudos y sólo con la energía de emergencia" o en un barco pirata con la pistola cargada; en una habitación junto con 2 enemigos y un único frasco de veneno... Sólo escenario.

    Me ha gustado (aunque antes de leer lo del eco pensaba que había habido tres disparos y he releído el principio para ver si me equivocaba con lo de la única bala XDDD). Me temo que los miedos no se eliminan tan fácilmente y el pasado nos persigue con frecuencia y, si le dejamos, puede herirnos...

    ¿Algo "asín"?

  5. por xplorador publicado el 30/10/2011  19:05 Responder

    En "efeto", es algo así. El decorado que he elegido es uno de muchos que podrían reflejar desolación, desesperanza o mucha sed, y no hablo solamente de agua.

    Escribí este relato hace algún tiempo, y ahora percibo muchos errores y varias cosas mejorables. Pero bueno, lo hice más que nada para expresar algo que había descubierto en mis propias carnes. Además, fue a raiz de leer algún libro de la saga de "La Torre Oscura", de Stephen King. En esta saga hay un pistolero que comienza la historia persiguiendo a un hombre vestido de negro; una especie de adivino cabroncete que tiene algunas respuestas.

    Lo que quería reflejar, aparte de la desolación del protagonista y la crueldad de un dolor que no se va, es que esa silueta oscura que persigue al pistolero hasta la extenuación, acaba formando parte del protagonista. Las cosas son más fáciles cuando hay un enemigo contra el que luchar, las cicatrices añaden notas a la partitura y peso en el equipaje. ¿Acaso el pistolero no es más real cuando está mortalmente herido?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada