La discoteca del campamento

_ Que no, tu hazme caso a mi que es que no teneis ni idea.

_ Cuidao, aquí el que se ha liado con muchas _ me respondió una voz, tajante e ironica.

Recuerdo, aún con nostalgia, que el reggaeton sonaba fuerte y que Iñaki, Ignacio y yo estabamos cerca de los sofás que rodeaban la discoteca del campamento. Afuera no llovía, lo que era raro en Irlanda, por muy 4 de Julio que fuera.

_ Bueno, dejadmelo a mi, ¿eh?

Nunca lo había hecho así pero sabía, por las peliculas y por los libros, que era el protocolo. Me quedé mirandola fijamente hasta que ella advirtió mi presencia. Seguí mirandola hasta que me dedicó una sonrisa y yo se la devolví. Unos segundos mas tarde le susurró algo a su amiga, que se giró hacia mí y se echó a reir.

_ Tu, tu _ agarré a Iñaki por el brazo y le dije : _ que me ha sonreido

_ ¿Si o qué? Qué cabrón, ve a hablar con ella ¿no?

Iñaki era feo, porque no decirlo. Él tenía la misma edad que yo y me recordaba muchisimo a un antiguo amigo. Nada mas llegué al campamento entablé una ferrea amistad con él y espero verle en Madrid, cuando vuelva.

_ No _ quise parecer un ligón experimentado y tracé un nuevo plan en mi cabeza _ ahora tengo que hablar con su amiga.

A los 15 años todos los chicos aprendemos dos cosas que son así y que nunca van a cambiar: que todas las chicas guapas tienen una amiga fea y que todas, absolutamente todas las tias son putas. «Es una ley fisica, es algo que no podemos cambiar» me dijo el monitor mas joven de todos, que tiene 18 años.

Y así fué, me costó convencerles pero al final fuimos ahí y nos las autopresentamos. Significa que tu vas con un par de amigos y haces como si ya las conocieses. Las das dos besos, les preguntas de donde son y solo queda hablar con la amiga , que no era tan fea en verdad. Como nosotros, eran de Madrid. Tenían un año menos, pero yo no estaba precisamente para ponerme caprichoso. A todo esto y ahora que lo pienso, seguramente María estaba enfadandose en esos instantes, o eso pretendía yo. Ella tiene 13 años pero yo me había enamorado de ella como de ninguna chica antes. Esa misma mañana iba a pedirla salir, y yo a ella le gustaba pero nosé que pasó que al final nada. Pretendía pues, ponerla celosa, una de las cosas mas estupidas que he hecho nunca y de la que me arrepentiría durante las dos ultimas semanas del campamento.

Agarré a la amiga del brazo y la llevé a un lugar tranquilo.

_ Oye, ¿puedes hacerme un favor?

_ Claro.

_ ¿Le puedes decir a tu amiga que si quiere conmigo?

Ella dudó unos instantes y después aceptó. Me quedé con Ignacio en el mismo sitio en el que estabamos en un primer momento y el monitor mas mayor, que tenía 21, me felicitó por haberme atrevido a hablar con ella. Laura, que así se llamaba si mal no recuerdo , se acercó a mi, me agarró de la mano y me dijo: «Vamos fuera». Lo hizo con dulzura, creo, aunque no me hagais mucho caso, todo pasó muy rápido. Cuando pasé delante de los monitores sonreí e hice un gesto en mi pantalon de como si estuviese masturbandome, una tontería que tendría que haberme ahorrado.

Afuera, me preguntó que qué día me marchaba y yo le dije que el 15, si bien en realidad me iba el 19 de Julio. Creo que lo dije porqué creía que ella no quería volverme a ver.

_ Es que nosé…no te conozco de nada… _ me dijo, mirandome a los ojos.

_ Bueno pero no pasa nada, nos líamos y ya está, no pasa nada… _ no es por nada, pero yo con las tias tengo labia, en serio.

_ Venga va, ven.

Y me llevó a un muro tras la discoteca, y nos besamos. Creo que fueron como 15 segundos, y a mi no me gustó especialmente, ya que ella tenía brakets, pero me valió el reconocimiento de todo el mundo y el gusto de haber puesto celosa a María.

 

Las semanas siguientes me enamoré de María y estuve detrás de ella todo el tiempo, si bien la puse mas celosa con una francesa de 17 años que llegó al día siguiente.  Por cierto, Iñaki se enrolló, a la desesperada, con la amiga de María, que tiene 12 años, e Ignacio dudó en liarse con una gorda italiana, que también quería conmigo, y más tarde con Iñaki.

Últimas publicaciones de daniloko (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada