Iquor L-3

La música acariciaba la psique de Fangor Eisenhart mientras levitaba sobre la vasta extensión de un océano virtual. Descendió hasta casi tocar la superficie del metano y aceleró tanto que levantó una enorme estela espumosa que podría estallar con una leve chispa. De repente, el horizonte se abombó y ante él se materializó el rostro de Coriolis, su segundo al mando.

-Krutzberg, hemos llegado a Iquor L-3. -El oficial parecía brotar directamente de las ondulantes extensiones del océano. Fangor cerró el sistema de simulación y la onírica escena dio paso a las frías paredes del camarote. Se frotó los ojos y suspiró.

-Bien. Ahora bajo.

-Is tian, Krutzberg.

Cuando Coriolis cerró la compuerta, el Krutzberg Fangor se aproximó al ventanal para observar aquel objeto errante. A simple vista no percibió nada en particular. A poca distancia, una estrella bastante mediocre llamada Iquor mantenía en su órbita un reducido sistema de masas.

Cuando llegó al centro de mando, sus oficiales examinaban una gran pantalla con atención. Un torrente de datos fluía hacia la interfaz. Las sondas habían recogido información durante varios ciclos y descargaban una ingente cantidad de información sobre variables físico-químicas y biológicas. El resultado era una especie de huella dactilar que definía a la perfección la evolución de aquel objeto llamado Iquor L-3.

-¡Krutzberg en el puente!

-Descansen. ¿Qué tenemos?

El ingeniero jefe parecía algo contrariado. -Bueno, sin duda hemos llegado tarde. Nuestros colonizadores consiguieron medrar en este sistema y todo apunta a que se desató una evolución de tipo 3-A.-Aquella evolución se caracterizaba por el desarrollo de aerobios racionales e individuales.

-¿Hemos establecido contacto con ellos?

-No, al parecer se extinguieron.

-¿Acaso sufrieron algún cataclismo endógeno o exógeno?

-No, Krutzberg, y eso es lo extraño. La evolución de su atmósfera y litosfera siguió los patrones corrientes en una evolución de tipo 3. -Fangor observaba al ingeniero con extrañeza.

-Explíquese.

-Si, Krutzberg. -El ingeniero se concentró en resumir la información en compendio legible para un profano.- Verá, nuestras cápsulas se adaptaron al medio y originaron el nivel de organización 3. Se rodearon de membranas y se convirtieron en un sistema autorreplicativo. Moldearon la atmósfera y pasaron a organizarse en comunidades primero, y en nuevos sistemas independientes después. Pero algunos Ciclos después algún escalón se desvió y adquirió consciencia y pensamiento racional complejo.

-Estupendo, no encontramos muchos seres racionales en esta maldita galaxia. -Se concentró.- De hecho, estos…Iquorenses serían los primeros. -Llevaban mucho tiempo recorriendo aquella galaxia pero apenas habían encontrado una decena de objetos colonizados por sus cápsulas y, desde luego, ninguno de ellos había llegado a niveles avanzados.

El ingeniero siguió examinando la interfaz. -Krutzberg, Iquor L-3 está repleto de ruinas de construcciones sólidas concentradas en torno a núcleos urbanos. Parece que estamos ante la típica civilización avanzada basada en las matemáticas, en una sociedad de individuos y en los bienes de consumo.

-¿Y eso cómo explica su desaparición? Los seres racionales no desaparecen así como así si no es a causa de un maldito cataclismo.

-Al parecer los Iquorienses se comportaron como patógenos y destruyeron su propio sistema.

La nave entera permaneció en silencio. A poca distancia Iquor L-3 descansaba ajeno a esta discusión, rotando perezosamente con brillo azulado.

-Eso no es propio de una civilización racional. Esos datos no pueden ser correctos.

-Lo he comprobado varias veces. Quizás las cápsulas estuvieran defectuosas.

-Bueno, peor para ellos. Anotadlo todo en la bitácora. Nos vamos de este maldito agujero.

La nave se alejó de Iquor L-3. En otra época y en otro idioma su nombre había sido Tierra.

Gonzalo López Sánchez

Gonzalo López Sánchez, nacido en Barcelona en 1987, aunque posteriormente reside en Madrid, Guadalajara y Málaga. Licenciado en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Microbiología en la misma universidad. Aficionado a la historia, los juegos de rol y la escritura de relatos breves.

Últimas publicaciones de Gonzalo López Sánchez (ver todo)

10 Comentarios

  1. por champinon publicado el 21/02/2010  23:40 Responder

    ¿Qué pasa Palatus Exploratorum?
    Que entras en la página y no comentas mis relatos... que cruel ¬¬

    Me gusta la redacción, es sencilla a pesar de los tecnicismos y muy comprensible. Sin embargo hay algo que me deja mal sabor de boca.
    Me parece que si una nave encontrara vida,... más aún, vida racional, debería de mostrar muchísima más sorpresa, energía, alegría... no se... emociones...
    EN el relato me parece que simplemente dicen... ah, guay... y ya está.

  2. por xplorador publicado el 22/02/2010  00:54 Responder

    Estimado Sr.Champiñón:

    ¿Qué pasa neeeen? Ha pasado mucho tiempo, doy fé con mi sello. Te comentaré te comentaré, lo juro por mi Taza.

    Uhm, quizás no me haya explicado muy bien...Iquor L-3 no es otro planeta que la tierra, la raza extinguida obviamente es la humana y estos tipos que van en la nave son los creadores de la vida en un montón de planetas y galaxias. Las cápsulas de las que hablan son virus, que poco a poco se fueron organizando y generaron la vida...

    Mañana lo retocaré por si es necesario dejarlo más explicito.

    Un saludo!

    • por champinon publicado el 22/02/2010  01:40 Responder

      OH!!

      Has cambiado el final? Me lo he releido y ha sido... zas! en toda la cara... xDDD
      Me gusta el mensaje, me gusta la redacción.Aunque no haya entusiasmo... no haya emociones. Éstos "creadores de vida" son seres apáticos. :p

      Cobra sentido. Releído he de decir que retiro todo lo dicho en el anterior post. Mola mucho, mola,...

      A ver si escribes más... que nos tienes abandonados macho! xD

  3. por avecrem publicado el 22/02/2010  03:43 Responder

    Si los visitantes tuvieran cualquier otra actitud perdería toda gracia y la "credibilidad" (literariamente hablando).

    Menudo caldo primigenio más chachi.

  4. por Pequadt publicado el 23/02/2010  20:44 Responder

    La verdad es que mola xD
    Pero prefiero pensar que cuando me haga dictador el mundo sera un lugar mejor xDDDD

  5. por Rubén publicado el 24/02/2010  15:32 Responder

    Me da la sensación de intento de típico relato de ciencia ficción (temática trillada) pero sin una buena realización, quedando el final en evidencia desde el principio. Además, los sucesos y diálogos me parece que carecen de interés y que solo se limitan a tecnicismos de mucha apariencia. Los nombres me parecen rebuscados también.

    "-Eso no es propio de una civilización racional. Esos datos no pueden ser correctos."

    Aquí también discrepo... ¡Eso es precisamente lo propio de una civilización racional! ¡el racionalismo es el patógeno en sí!

    Resumiendo no me gusta especialmente la estructura, ni la forma, ni la temática, pero el texto tiene buenos detalles estilísticos y poeticos.

  6. por champinon publicado el 24/02/2010  16:41 Responder

    Toma crítica!

    Sinceramente te alabo Rubén. Aunque estemos de desacuerdo, me parece correctísimo que des tu opinion de una manera tan clara y sincera.

    Los tecnicismos son normales teniendo en cuenta de que se trata de una especie que se dedica a ayudar a otras a evolucionar. Además no esta sobrecargado por lo que creo que no sobrecarga ni lia al lector.

    A mi no me pareció evidente el final, de hecho, yo pensaba que eran terrícolas, claro que a lo mejor el que estaba mas perdido que nadie era yo.

    Yo no entro en debates sobre el racionalismo, bueno sí... yo no creo que una especie que atiende a la lógica sea capaz de hacer las cosas de la manera en que nosotros lo hacemos. Digamos que, desde mi punto de vista, la especie humana es depredadora de todo, el raciocinio es solo el medio para conseguir el fin, pero no la base de su comportamiento. Por ello, estoy de acuerdo con Palatus.

    Joe, hace tiempo que no se veía una crítica así. He de decir que me ha sorprendido. xD

    • por xplorador publicado el 24/02/2010  23:29 Responder

      Veo que te ha gustado Rubén.

      Reconozco que está muy de moda hablar de cataclismos, de cambios climáticos y de extinciones, entre otras fiestas, y quizás por eso me digas que la temática está muy trillada. Trillada o no, la realidad es que nos estamos comportando como una maldita plaga y nos estamos cepillando nuestro futuro. Además tampoco somos el centro del universo ni el culmen de la evolución y, por ello, deberíamos ser un poquito más humildes. He escrito este relato con la intención de transmitir estas ideas, porque creo que estamos en un buen momento para plantearnos qué tipo de futuro queremos.

      Los tecnicismos son bastante fieles a la realidad. No he tenido que rebuscar mucho.

      ¿Es sensato sobre-explotar los recursos como si fuesen ilimitados?

      ¿Es lógico producir tantísima mierda y basura por cabeza? ¿Es propio de mentes pensantes haber creado una isla de plástico en el océano Pacífico del tamaño de Andalucía?

      ¿Se debe a nuestra desarrollada racionalidad que el 20% de la población mundial viva a costa del resto?

      No nos comportamos como seres racionales, sino como explotadores, consumidores, depredadores. Sí, recurrimos a la razón para muchas cosas, pero solo para lo que nos interesa.Si no te lo crees, date un paseo por los vertederos, échale un ojo a las estadísticas y observa cómo crece la población mundial, busca las estrellas a través de la nube de luz, respira el veneno de las ciudades. Nuestra civilización no es el perfecto ejemplo de racionalismo. Por fortuna, hubo y habrá otras. Hubo y habrá otras especies.

  7. por xplorador publicado el 02/03/2010  01:02 Responder

    Pasados unos días y, tras escuchar algunos comentarios, he de hacer autocrítica.

    -No debí inventar ciertas palabras porque quizás desvían la atención. No obstante aún no he encontrado la forma de hablar de una raza alienígena, de elevado nivel científico y jerarquizada, sin caer en: "capitán", "a la orden", etc.Tampoco podía hablar de sol(Iquor) o tierra (Iquor L-3, planeta situado en la posición 3 desde el sol-Mercurio 1, Venus 2, Tierra 3, etc).

    -Los tecnicismos son fruto de mi aislamiento en la carrera de biología. Intenté explicar todo, pero quizás me quedase corto.

    -La temática sobre el fin del mundo y los marcianitos está más trillada que Castilla La Mancha. Si. Creo que lo "original" es explicar el origen de la vida a partir de una civilización alienígena que usa el universo como un inmenso laboratorio en el que cultivar la vida. También creo que es curioso llamar a la Tierra o al Sol por otro nombre, verlos como objetos sin importancia, para intentar apartar nuestra idea de que somos el ombligo del mundo y mostrar que somos un bicho más entre otros muchos. Además, lo que hacemos nos parece normal pero no tenemos perspectiva temporal como para juzgarlo adecuadamente. Estos tios se supone que han visto muchas cosas y descubren que somos unos bichos raros, básicamente porque somos autodestructivos.

    • por champinon publicado el 02/03/2010  01:35 Responder

      Claro, pero esque nadie dice que lo raro sea que seamos autodestructivos, eso es lo que te decía Rubén.
      Quizás la supuesta raza que tu dices, es igual de autodestructiva y el único consuelo que le queda es el de intentar evitar que otros sean así.
      Sinceramente, si yo fuese uno de estos visitantes, acabaría con los terrícolas antes de que se cargaran su planeta y salieran de él buscando más,...
      ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada