Fragmentos de una vida

Cuando la noche deje de ser mi aliada y el día una simple morada.
Cuando me despoje de las mascaras que cubren mi cara y de las mentiras disfrazadas de secretos que no llevan a nada.
Cuando olvide aquellas palabras que atraviesan la piel y crean heridas que nadie puede ver.
Cuando sepa poner límites, saber cuando es el principio y cuando es el final de una etapa.
Cuando no considere el tiempo mi enemigo y deje de mirar a través de él.
Cuando valoré más lo que hay dentro que lo que se ve fuera.
Cuando mi voz ya no sea débil, se alce y sea escuchada.
Cuando me olvide de mí o de quien creo ser.
Cuando todo eso ocurra, puede que empieza a descubrir quien soy realmente

Últimas publicaciones de sibisse (ver todo)

6 Comentarios

  1. por champinon publicado el 14/03/2010  16:44 Responder

    La gente necesita mucho tiempo, demasiado, para descubrirse a uno mismo.
    Yo, no se si es tu intención, pero me gustaría plantear lo siguiente...

    ¿Realmente sabemos quienes somos realmente?
    Yo creo que nunca dejo de sorprenderme a mí mismo, para bien y para mal. La vida es un camino de obstáculos, a veces los sorteamos de una manera heróica, y otras simplemente nos estrellamos en la misma piedra una y otra vez.
    Es fantástica la capacidad del hombre para sufrir y disfrutar de la vida.

    Gracias por hacerme pensar.

    • por Anónimo publicado el 14/03/2010  23:26 Responder

      Opino igual sobre que se requiere mucho tiempo para conocerse a uno mismo y tal vez no lleguemos a eso. Y quizá ni siqueira seamos como pensabamos que seríamos pero creo que siempre nos basamos en lo no tan bueno para hacer una descripción o reflexión de uno mismo, es ahí cuando nos paramos a pensar sobre el rumbo que hemos tomado. Y bueno no sigo que me lío jejeje. Gracias a ti, por tus palabras ;)

      • por sibisse12 publicado el 15/03/2010  12:59 Responder

        yo otra vez, sólo que no me registre y no aparece de quien es el comentario :)

  2. por narf94 publicado el 21/03/2010  15:31 Responder

    Yo creo, que si te intentas descubrir a tí mismo, nunca podrás encontrar lo que buscas.

    El ser humano es tan singular, tan especial a la vez que destructivo, que, en toda una vida, es posible que no sea capaz de descubrir ni la mitad de su personalidad.

    Muchas veces, el hecho de vivir en sociedad, nos hace ver que las personas que nos rodean pueden llegar a saber más de nosotros que nosotros mismos, y que pueden mostrarte rasgos que ni tu mismo reconoces en tí.

    Como racionales, las dudas y las ansias de encontrar una respuesta siempre nos invaden la cabeza.

    Pero esas ansias de saber siempre se encuentran con trabas en el largo y misterioso camino que es la vida.

    Siempre hablamos de inteligencia, pero yo creo que esa magnitud solo ha de medirse al final de la vida, cuando las diferentes situaciones que nos encontramos nos han llevado a un conocimiento nuevo, un conocimiento con el que, como es obvio, no partimos.

    Como dije, el querer saber de donde venimos, para que servimos, y porqué morimos son preguntas existenciales que todo humano se hace, y que yo creo, solo las soluciona, después de la muerte, si es que hay algo.

    Como muestra de todo lo que te he dicho, tenemos las religiones, que no son más que un método de tranquilización en la que la mayoría se apoya porque le cuenta lo que le quiere que le cuente.

    No me entretengo más.

    • por sibisse12 publicado el 24/03/2010  15:12 Responder

      Deberíamos oír la opinión de un filósofo y ver que nos aclara ;).

      Supongo que si los demás saben más de nosotros que nosotros mismos es cierto pero porque nos ven desde una perspectiva más amplia.

      Coincido en todo lo demás, salvo en que quizás haga falta todo una vida para conocernos, cosa cierta pero ahí ponemos cantidad a calidad, puede que nos pasen cosas que nos sorprendan y nos ayuden a saber a donde queremos ir y que se nos da bien :)

      • por narf94 publicado el 27/03/2010  09:18 Responder

        Ser o no ser

        Creo que no necesitamos más filosofía que la nuestra propia, no necesitamos más sentimiento como para opinar sobre este texto.

        No existe mayor filósofo que el que debate este tipo de teorías.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada