EL CLUB OLIMPO

Gary siempre había pensado que el Club Olimpo era el escenario perfecto para un asesinato. Lo hacía cuando se sentaba todas las noches en su mesa habitual, ubicada junto a las demás frente al escenario.

Sin embargo, ese día estaba allí para algo más que eso. El viejo Bill le había encargado uno de sus trabajitos. Hacía tiempo que no contactaba con él, pero se trataba de un asunto de gran importancia, lo cual le hizo recordar que seguía siendo el mejor. Bill era el verdadero amo de Tango City. Desde la sombra, controlaba todos los garitos oficiales y extraoficiales, como el burdel en el que trabajaban las bailarinas del Olimpo. Marie, la principal, se había ido de la lengua y confesó ante la policía. Por eso había que eliminarla. Si no declaraba en un juicio, no había caso.

Lo tenía todo planeado. Jimmy, su socio habitual, se había posicionado cerca del cuadro de luz para dejar el club a oscuras un par de segundos, el tiempo necesario para que Gary efectuara un disparo certero a la chica, que ya estaba sobre el escenario, sin perder apenas la visión de su objetivo. Cuando la luz volviera, ambos aprovecharían el revuelo de la gente para huir.

Al llegar el momento de que Jimmy interviniera, Gary esperaba impaciente con el revólver ya sujeto dentro de su bolsillo. Pero la luz no se apagó. Miró a su alrededor varias veces con inquietud, y se topó con una escena que habría deseado no ver. Jimmy se encontraba en la pared del fondo, pero no estaba solo. Le acompañaba un agente de policía. Alguien más se había chivado, pero no había marcha atrás. Cogió la rosa con la que estaba adornada la mesa y se dirigió entre los aplausos del público al término de la actuación hasta el escenario, para hacer entrega a la diva de la flor. Ella aceptó el presente sin abrumarse. En ese momento, Gary sacó su revólver y efectuó un único disparo hacia su cabeza, que resultó letal.

En un instante, los agentes camuflados entre el público vaciaron sus cargadores contra el asesino, que cayó fulminado. No importaba. El trabajo estaba hecho.

Últimas publicaciones de ibanhez7 (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada