Verdades como templos.

¡Te odio! ¡Desde el primer momento, desde el preciso instante en que nos presentaron, con esa odiosa sonrisa blanca que ciega, con ese pelo rojo tan brillante y raro, supe que no te soportaría! Odio todo lo que haces, todo lo que ello representa. La manera en que echas leche en el café, riéndote como si fueras adorable cuando te salpicas un poco, con esos hoyuelos tan absurdos que se te dibujan en las mejillas, tu manera de andar, con esa gracilidad de bailarina… ¡Anda normal, mujer, que estamos en la calle, no en un escenario!, la ropa que llevas, siempre sobria y elegante, como si fueras de una revista, ¡pretendes hacerme sentir mal a mí, que apenas me cambio de camisa de un día para otro, ¿a que sí?! Sin olvidar por supuesto esa manera en que enarcas las cejas pelirrojas cuando algo que yo digo te hace gracia, que tan irritante resulta, y entonces me das un beso en la mejilla sonriendo con sarcasmo, ¡si es que no te soporto! Pero lo que menos me gusta, lo que más nervioso me pone de toda tu persona, es la manera en que me haces sentir cuando te miro hacer cualquier cosa. Es como un pequeño vacío aquí, en el pecho, que me quita el ánimo para hacer cosas de todo el día, excepto pensar en ti y en lo apetecible que es tocarte esas mejillas paliduchas que tanta grima deberían darme y mirarte a esos ojos verdes que parece que vean a través de mí como el radar de un aeropuerto, haciéndome pensar sólo en decir cosas bonitas, empalagosas y absurdas. O “verdades como templos”, como te gusta llamarlas a ti, pedazo de ñoña.

6 Comentarios

  1. por Zilniya publicado el 05/04/2010  17:37 Responder

    ¡Jajjajajajaja! Una auténtica relación odioamor, planteado desde un punto de vista inesperado. Bien que lo incluyas en Humor, me ha hecho reír a base de bien. XD

    • por Independent publicado el 06/04/2010  00:20 Responder

      Vaya, pues me alegro que te hiciera reír! No me esperaba que resultara gracioso, pero es que no sabía como clasificarlo... Es como una contraposición al otro relato que colgué el otro día, en que su hombre perfecto es un tipo con todos los defectos del mundo, je.

  2. por Lascivo publicado el 06/04/2010  19:17 Responder

    Y en este sin embargo, como contrapunto, ensalzas las perfecciones de la mujer perfecta?
    me ha gustado esa relación de amor-odio

    • por Independent publicado el 06/04/2010  22:19 Responder

      Perfecta perfecta, tampoco... Bueno, sólo he hecho una chica a la cual no se le ve ningún defecto aparente, pero mira, el prota le ve eso como un propio defecto. No sé, no suelo enamorarme de tías XD

  3. por yogursinsabor publicado el 09/04/2010  10:09 Responder

    Yo pensaba lo mismo cuando rompí con mi ex. XDDDDDDD

    • por Independent publicado el 09/04/2010  17:26 Responder

      Yo pensaba eso cuando me gustaba un amigo mío XD

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada