A la luna

A lo mejor resulta un poco simple, pero espero que sea de vuestro agrado.

La luna se balanceaba en el cielo;

desnuda, cubierta de heridas.

Melancólica, una tonada cantaba.

Su piel de blanco refulgente

iluminando, sin saberlo,

los ojos de esta expectante alma.

Este insignificante humano

que aún recuerda,

que aún siente.

Permíteme que te pregunte,

hermosa luz de marfil,

del cielo y de mis sueños pendida,

si hace frío allí arriba.

1 Comentario

  1. por narf94 publicado el 08/07/2010  20:36 Responder

    Simplemente, bella.

    Corta, sencilla pero llega.

    Felicidades por esta poesía.

Responder a narf94 Cancelar respuesta

Tu dirección de email no será publicada