El Marchitar De La Rosa – Un Día Poco Normal

“Tengo sed, Dame de beber, escucha lo que te digo, dame de beber ahora…”

Otro sueño… Las noches son intranquilas, las voces de mis muertos retumban mi cabeza. Recuerdos frívolos de personas que del más halla torturan mi descanso, perturban mi paz. El deseo interno que me come cada vez más, una sed insaciable a la venganza y a la sangre, una sed que no puedo saciar y me controla. Pero debo mantenerme firme por Kitsune y por todos los niños del Japón. No, nunca por la venganza…
Es ahora de que empezamos un entrenamiento mental, espero que el siempre tenga esa esperanza de justicia, nunca pero nunca quiero verle en un camino erróneo. El entrenamiento tomara muchos días de paz y quietud, así que la concentración es fundamental para ello.

– Kitsune, quiero que me acompañes un rato a caminar.
– Si, esta bien.
– Mira el golpear de las olas, el ir y venir fuerte, pero coordinado y tranquilo – le decía mientras caminábamos por las peñas del lugar –mira esa tranquilidad que genera el respirar este aire, poderoso y a la vez tranquilo.
– Se siente muy relajante, muy bien.
– Así es, quiero que te sientes aquí y olvides todo lo demás, ahora quiero que seas uno con el aire, uno con el sonido del mar; que seas uno con la naturaleza que te rodea.
– Esta bien lo hare.
– Bien nos veremos al atardecer y no te muevas por más hambre o sed que tengas.
– Pero…
– Pero nada! Soy tu Maestra y haces lo que te digo, ahora a estar en paz.

Mientras me retiro le veo cerrar sus ojos e intentar lo que le dije, si que es un buen chico, espero que entienda la importancia del entrenamiento. Mientras lo hace iré al pueblo quiero saber que se dice del asesino de la rosa, y que chismes hay entre los mercaderes. Bueno por lo menos espero saber más de los ingleses, quiero saber si en algún momento se dice algo del gobierno actual.
Caminando entre los mercaderes solo escucho rumores vagos, nada importante, nada que me lleve a tener mas pistas. Quizá deba ir hasta Inglaterra y encontrarme cara a cara con el líder de ellos.

 Perdida en mis pensamientos, choco con un mercader que llevaba Sake, las botellas se rompen y el mercader enfurecido intenta golpearme. Al ver que muchos miraban tenia que dejarme golpear, no quiero que se levante sospechas de mí. El hombre me golpea y caigo al suelo, sin detenerse intenta levantarme una vez más, para golpearme de nuevo.
– Mira! ¿Eres tonta?
– Disculpe señor no era mi intención
– Ahora pagaras por lo que has hecho niña estúpida –mientras me levantaba las personas se acercaban y formaban un circulo a nuestro alrededor –pagaras caro por lo que has hecho niña tonta.

De repente un hombre bien vestido, parecía ser del gobierno, llega con unos policías a detener al hombre.

– Disculpe señor, creo que esto cubre el valor del licor –le dijo mientras le daba dinero –espero que no halla mas inconvenientes.
– Por supuesto que no –le respondió mirándolo con algo de temor
– Dime hermosa dama, ¿te encuentras bien? –me dijo con una sonrisa
– Si, si señor estoy bien muchas gracias.
– Una chica como tú debe tener mas cuidado al caminar.
– Si, eh muchas gracias lo tendré en cuenta.
– Bien ve con cuidado…

Aprovechando salí con prisa del lugar, esto que ocurrió es algo extraño para mi, al momento que me sonrió me sentí extraña muy extraña. Estaba agitada por lo que paso, y mi mente solo podía recordar su expresión, una expresión de ternura, cada vez que lo recordaba me sentía mas y mas extraña. De repente algo llama mi atención. Unas personas comenzaron a tratar un tema que me intereso mucho.
Sin que me vean escucho lo que dicen, son dos hombres hablando. Intento prestar más atención, escucho que hablan del hombre que apareció en el mercado.

– ¿Cómo alguien como él esta en un mercado como este?
– Él es del gobierno quizá es un detective que busca pistas del asesino de la rosa.
– No, me refiero que el es hijo de un japonés y de una inglesa
– ¿Qué quieres decir con eso?
– El es Lord Yusuke, hijo Victoria West, Duquesa de Inglaterra.
– No lo puedo creer, ¿como alguien de su linaje esta aquí en Japón y en un mercado como este?
– No lo se amigo pero quizás no este de vacaciones desde que su padre murió el se ocupa ahora de las relaciones entre Inglaterra y Japón.

Al escuchar esto entendí la importancia de aquel hombre, quizás sea uno de los que busco, y de no ser así atreves de él podre llegar a mi objetivo, esta es una oportunidad que no podía dejar pasar, tenia que hacer algo muy ingenioso y lo mas pronto posible. Si dejaba escapar al pez nunca el tigre tendría su cena, así que debía actuar rápido. El sol cae así que iré a ver a Kitsune.
Cuando llego veo a kitsune tan cual como lo deje, es increíble lo estricto que puede llegar a ser este pupilo mío, hoy en definitiva no ah sido un día común, es un día muy distinto a los demás. Así que terminare con algo especial.
Acelere mi paso, me acerco con intención de golpear a Kitsune, salto por detrás e intento golpearle, de repente el con su mano derecha me bloquea sin necesidad de verme. Sorprendida pero con determinación sigo mis intentos y el se levanta y  bloquea cada uno de mis golpes. Esquiva, salta, se mueve con rudeza pero con tranquilidad. El día término con un gran orgullo, este chico si que es impresionante, realmente estoy feliz de ser su Maestra.

3 Comentarios

  1. por Ninetales publicado el 12/08/2010  18:29 Responder

    Despues de mucho tiempo va la continuacion de esta historia, comenten y compartan ^^

  2. por Lucia publicado el 12/08/2010  21:43 Responder

    Me gustó mucho. Gracias por enviar tus relatos.
    Lee algo mío y dame tu opinión.
    Un abrazo

  3. por Ninetales publicado el 13/08/2010  20:47 Responder

    Gracias. Leere tambien lo tuyo y a comentar ^^

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada