Rima II

Caderas, cuerpo y beso;
todo uno,
yo, en tu regazo,
lo espero, lo anhelo,
lo deseo.
¡Dame ese beso!

Esfera blanca,
ojo y mirada;
toda una,
contraste negro,
el de tu pupila mágica.
Cierras tus ventanas
¿y tu mirada?
¡No me la das!
¡La guardas!

Labios rojos,
cálidos, tuyos.
Bocado ardiente de pecado.
¿Dónde está ese beso
que tanto niegas?
¿Será que no me lo das?
¿Será que para otro lo dejas?
Tú no respondes.
Tú nunca dices nada.

Adrián Abeal Adham

3 Comentarios

  1. por Lascivo publicado el 11/09/2010  21:21 Responder

    Increíble, qué fuerza!

  2. por acubo publicado el 12/09/2010  05:01 Responder

    gracias! como ves publico bastantes seguidos porque no son creados de ahora mismo, llevan un tiempo ahi, en mi blog, y decido publicarlos...
    No más de unos meses, tampoco.
    Me alegro que te haya gustado. Gracias por los ánimos con esa puntuación

  3. por Zilniya publicado el 17/09/2010  23:50 Responder

    Tiene un ritmo que engancha, más que poema, parece canción. ¡Mola!

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada