Diario de un estudiante salmantino

19/09
06:49 AM

Los días se pasan con desagradable lentitud, y los sueños brillantes y coloridos que prometía la voz de la inocencia (inconsciencia) no son más que mierda y cansancio acumulado tras días de resaca.
La inexactitud a la que el «día a día» me somete es una gran carga que con sólo pensar que existe me hace sentir idiota, usado, y enfadado con el mundo.
Otra vez asumo mi error de estúpida mezcla entre esperanza y ganas de falsear a la devandita experiencia, y doy la razón a las barbas blancas y a las cabezas calvas pensantes.
Nada más que el inicio verdadero del porqué me encuentro entre estas cuatro paredes me hace pensar que algo haya valido la pena.
Las lágrimas se acumulan y las ganas de salir corriendo aumentan cuando las voces dulcificadas (y experimentadas) te dicen: No estás solo, estamos aquí».
Y gritar no sirve de nada cuándo el mundo no te escucha y tu arrogancia es tan grande que te impide ser franco contigo mismo. (y con los demás)

07.00 AM

1 Comentario

  1. por Pequadt publicado el 27/09/2010  10:07 Responder

    Creo que todos los estudiantes hemos pasado por esto, luchando en nuestro cuarto para que los minutos pasen lo más rápido posible xD

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada