Sombras:Prólogo. Parte I

En la distancia se oye un lamento. Un grito plañidero, que estremece el alma y provoca un incontenible escalofrío de ominoso terror.

Se hace un silencio sepulcral, y la mente es incapaz de encontrar un asidero de razón a la que atenerse. La respiración suena como un estridente bufido, demasiado alta. ¡No hagas tanto ruido!, piensa el joven. Hasta los pequeños chispazos en las sinapsis de las aceleradas neuronas parecen ser un cartel luminoso delatando su presencia. Reza por estar ya muerto. Quizás así sea menos audible cada movimiento de sus desesperados pulmones, que hiperventilan sin remedio alguno.

Entonces, apenas distinguible entre la completa oscuridad, una sombra se mueve en las tinieblas, perfilando su negrura con rápidos movimientos de predador. Su forma absorbiendo la propia oscuridad del entorno, que hasta entonces parecía completa.

El cerebro, apenas coherente, le susurra que la opción más lógica es que volarse el mismo la cabeza. Su brazo va subiendo, despacio, tembloroso, con miedo a que cualquier leve gesto sea descubierto, observado por esa eterna pesadilla. El brillo metálico del revolver acaba apuntando a su frente.

Es demasiado tarde, pues un tibio y fétido vaho le empaña las gafas, proveniente probablemente de esa enorme silueta que intuye a su espalda. Es el olor de la propia muerte. Mil cadáveres devorados cruelmente emitiendo sus lamentos desde el interior de ese demonio. El corazón deja de latir. La mano del arma tiembla descontroladamente. ¿Podré apretar el gatillo?, ¿será más rápido el dedo que la galopante muerte que siento detrás?, piensa con una frialdad aplastante.

No obstante, ya que poco queda que perder, un vestigio de supervivencia toma las riendas. Sus piernas pivotan sobre el suelo, los brazos pretenden formar un arco para apuntar hacia atrás. Entonces lo ve. El aciago rostro de la muerte. La sangre se hiela en el acto. La mente se desboca. La existencia se difumina con un brutal chirrido repentino, resonante en unas fauces llenas de diversas formas de perdición.

1 Comentario

  1. por glandalf publicado el 09/11/2010  08:11 Responder

    Hola. Hacía mucho tiempo que no posteaba por aquí. Muy complicado, en fin.

    El terror no es un género que se me de demasiado bien, pero tengo un relato al respecto. Consta de varias partes, así que si os parece bien iré subiéndolas.

    Un saludo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada