Cobarde

Se me hace imposible, casi raro.

Quizás no es nada más que algo obtuso, algo que no debería volver a suceder, algo que nunca debí recordar bajo la sombra de aquella encina de la meseta castellana. Pero esos tres o cuatro besos que te dí, me quitan el sueño desde entonces.

Quizás nada de esto debería existir ni si quiera en mi pequeña e ilusa cabeza.

Después de haber absorbido el humo de mi último cigarro, cuando ya creía que nada más podría hacer cambiar mi vida, apareciste tú para joder lo que había conseguido tras meses de relax.

Por mucho que no te lo creas, esto que yo reclamo, lo reclamo por eso que siempre he creído que sientes cuando amas.

Por mucho que me pidas el olvido, no soy lo suficientemente capaz de dejar de pensar en ti.

Por muy inteligente que me creyera, en estos últimos cuatro meses la fuerza de una de tus palabras ha sabido derribar aquella burbuja de cristal blindado que me hicieron construir para poder dejar de lado lo que los demás dijeran de mí.

Soy tan necio, tan iluso, tan gilipoyas y cobarde que no me atrevo a escribir esto si no es bajo un seudónimo que nadie conoce, en una página que ningún amigo visita pese a ser tan visitada.

No sé como decírtelo Iván, no sé que hacer para cambiarte, pero este pequeño te ama, tanto o más que nunca ha amado a alguien.

No me olvides, no te olvido.

Pero no puedo dejar de amarte.

Últimas publicaciones de bastienysasha (ver todo)

1 Comentario

  1. por Pequadt publicado el 30/03/2011  21:10 Responder

    Ay! El amor...

    Me gusta como escribes, y puede que a Iván también le guste :P

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada