Ese fatidico segundo de cada dia

Solo unos minutos faltaban para ese odiado momento, unos segundos donde todo el miedo corría por el cuerpo de Nasser, un temblor en sus piernas impedían tener las quietas.

El pupitre donde pasaba esas cinco horas de enseñanza y una tranquilidad deseada estaba pinturreado con una pintura que era imposible de limpiar, palabras en contra de Nasser que cada vez que las veía una lagrima le caía por la mejilla, que intentaba disimular pasándose el brazo por la cara sin que nadie le viera.

Un dolor de estomago de corroía por el interior, que unido a esos nervios que cada día le llegaban a esa hora eran insoportables, algún día asta se tenia que abanicar para no caer desmayado al suelo.

Ahora solo quedaba un minuto  mas corto que largo, el temblor se volvía mas intenso y las manos no podían sujetar ese lápiz con el que terminaba de escribir una redacción que la profesora les había mandado para subir la nota de ese trimestre.

Sonó el timbre tan odiado por Nasser, lentamente se fue levantando de la silla, seguidamente cogió su mochila, sin saber como se la puso a la espalda, y dejo la redacción sobre la mesa de la profesora.

El fue el ultimo en salir de la clase igual que de entregar esa redacción, que la profesora se quedo mirando, era la que estaba encima del montón de las demás redacciones de los compañeros de clase.

La redacción era corta y solo podía ponía:

Lo que mas deseo en este mundo, es que no llegue ese segundo infernal donde la sirena del cole, nos avisa que asta el día siguiente no hay clase, porque des de ese momento no puedo salir a la calle, a jugar sin que los que se hacen llamar compañeros de clase me hagan la vida imposible, apedreándome, insultándome o tirándome comida en mal estado sobre mi.

Solo quiere ser un niño normal para poder jugar con ellos, sin mas fin que pasarlo bien como toda persona tiene derecho.

 

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

1 Comentario

  1. por Yizeh publicado el 26/08/2011  17:26 Responder

    Espero que no haya más problemas. Disculpa las molestias.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada