La mano

Estaba encantada con su chico, parecía el amante perfecto, y el marido ideal. Hasta que despertó, después de aquel golpe que recibió en su cabeza con la mesa, al caer del fuerte impacto de una mano que le era conocida

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada