El taxista

Juan era un niño de unos cinco años, a el le gustaba mucho ir a jugar al parque con su papa, pero podía ir poco porque su padre trabajaba mucho, era taxista desde hacia unos diez años.

Cada mañana el papa de Juan se marchaba muy temprano a trabajar, por eso su abuela se encargaba de levantarlo para darle el almuerzo y acompañarlo al cole.

Le gustaba mirar los dibujos por la mañana mientras miraba los dibujos mientras la abuela le llama la atención para que se de prisa porque llegaran tarde al colegio.

El padre mientras tanto salía a trabajar, tenia el taxi aparcado delante de casa, y cada día salía deprisa para poder hacer muchos clientes, pero algunos días salía muy pronto de casa y llegaba muy tarde porque los  clientes le decían que los llevara al aeropuerto y ese estaba muy lejos.

Un día la abuela tenia que ir al oculista y no se podía quedar con Juan, y al padre no le quedo mas remedio que llevárselo con el, a Juan le gustaba acompañar a su padre a trabajar, pero al padre no le gustaba que estuviera todo el día metido  en el coche con el, además Juan por las mañanas iba a clase.

Juan se subió al coche en la parte trasera y salieron a buscar clientes, no tardaron en encontrar uno, era un señor que quería ir al pueble de al lado, ese señor se sentó en el asiento de adelante.

Durante el trayecto ese señor se hizo amiguillo de Juan, contándole historias fantásticas sobre dinosaurios y otros animales espectaculares, pero esas historias pronto llegaron a su fin porque llegaron al destino.

El padre de Juan se paro cerca de un parque, donde el cliente le había pedido, mientras tanto Juan le pidió permiso para ir a jugar al parque, el padre le dijo que si, pero que si le llamaba, fuera hacia el taxi de seguida porque se tendrían que marchar porque tendrían un cliente nuevo.

Juan se dirigió hacia el parque y allí encontró a un niño mas o menos de su edad, a la primero le daba vergüenza jugar con el niño del parque, así que empezó a tirarse por el tobogán, pero se aburrió de seguida, así que poco a poco se fue acercando al niño y a decirle cosas para hacerse amiguito, de seguida empezaron a jugar juntos, pero de pronto su padre le llamo, otro cliente estaba esperando en el taxi así que Juan se despedir del amiguito que había echo.

El amiguito se despidió y le pregunto haber si algún día volvería a jugar al parque, donde Juan le contesto:

-No lo se, casi nunca voy con mi papa a trabajar, me suelo quedar con mi abuela, porque mi papa trabaja mucho para poder mantenerme, porque mama nos dejo, y si no trabajara mucho no podría comprarme comida para que yo crezca mucho..

Juan se subió al taxi y se marcho diciéndole adiós al amiguito por la ventana, mientras el amiguito se quedo pensativo y deseando de volver a ver a Juan algún día, y desenando que el papa de Juan trabajara mucho para poder comprar mucha comida ,pero también para que pudieran volver a jugar juntos.

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada