Sueños

No suelo recordar los sueños,

no sea que por casualidad,

sean bonitos y que nunca se cumplan,

pudiéndolos echar de menos.

Como aquella vez que la soñé,

que la tenia desnuda a mi lado,

acariciándole su piel,

y oliendo su perfume corporal.

Al despertar me encontré solo,

en la cama vacía de añorado perfume.

                                                                donde años antes ella dormía,

donde me abrazaba,

donde me besaba,

donde me lloraba.

Ahora solo quedan recuerdos,

que a veces quiero y no quiero soñar,

que quiero y no puedo recordar,

que pienso y no quiero pensar,

que lloro, y no quiero llorar.

A veces quiero morir por no recordar

 a veces quiero recordar por no morir,

a veces quiero morir por no poderla abrazar,

a veces un abrazo me haría volver a soñar.

Últimas publicaciones de campomar (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada