Sodoma Y Gonorrea

eunuko literacruda
Alejandro Magno estaba de fiesta con Nabucodonosor “El Grande” en los jardines de Babilonia.
Aprovechando el ambiente festivo, Alejandro Magno le dijo a Nabucodonosor:

Alejandro: Amigo, mira… no puede haber dos “Grandes” aquí, elige otro mote o se acaba la manduca y salimos a hostias

Nabucodonosor: Alejandro, no te ralles… ya vas borracho y tienes ganas de pelotera

Alejandro: He conquistado Persia con los ojos cerrados y podría conquistar Chueca con la misma facilidad

Nabucodonosor: No seas ignorante Alex, Sodoma y Gomorra se quedan pequeñas si las comparas con Chueca, esa ciudad es vicio puro

Alejandro: Pues… yo estuve allí con Hefestión en un antro con cuarto oscuro y te puedo asegurar, que Bagoas tiene más actividad, y eso que es eunuco

Nabucodonosor: ¡Qué Bagoas es eunuco!, pero entonces ¿Cómo se lo monta?

Alejandro: Se pone relleno y finge los orgasmos en Fa

Nabucodonosor: Yo creía que los orgasmos solo se fingían en Do y Sol, ¿pero en Fa?

Alejandro: Es un notas, pero triunfa como el estramonio

Nabucodonosor: Llámale

Alejandro: ¡Bagoas Ven!

Bagoas: ¿Si?, ¿Quiere algo mi señor?

Nabucodonosor: Tiene la voz de Gracita Morales

Gracita Morales: ¿Me llamaban?

Alejandro: No, vete a dar una vuelta a ver si puedes pillarnos algo de costo

Gracita Morales: No tengo dinero

Nabucodonosor: ¡Pues déjalo fiao lerda!

Alejandro: Bagoas, enséñanos tu no-pene

Bagoas: No tengo falo, señor

Alejandro: Jajajajaja ¡Acabao!

Nabucodonosor: Jajajaja, ¿Por qué no tienes miembro Viril?

Bagoas: Me lo corté, porque perdí una apuesta

Alejandro: ¿Qué apuesta?

Bagoas: Aposté con Hefestión que Soraya ganaría Eurovisión, pero quedó de las últimas la muy cabrona

Nabucodonosor: Eso es para cortarte el cuello, es más, voy a hacer que te lo corten

Bagoas: No

Nabucodonosor:

Gracita Morales: Señor, solo he conseguido 20 euros de madera, me han dicho que es fumable, aunque por el olor, seguro que vamos a tener dolor de cabeza

Alejandro: ¿Y a ti quién te ha dicho que vas a fumar?

Nabucodonosor: ¡Qué la corten la cabeza a esta también!

Cortador de cabezas: No puedo cortar más cabezas hoy, señor… he acabado mi turno, estoy a jornada reducida, por culpa del ERE que ha hecho mi empresa

Alejandro: ¿Para quién trabajas?

Cortador de cabezas: Estoy por ETT

Nabucodonosor: ¡Auto córtate la cabeza por gilipollas!

Cortador de cabezas: Si señor

Perro Flauta: Señores, ¿Me dejan un eurillo para un litro de birra?

Alejandro: Si te follas al eunuco

Bagoas: Vale, acepto

Perro Flauta: venga eunuco, ponte a 20 uñas

Alejandro: Vámonos a Sodoma y Gomorra, que he oído que viene a actuar Georgie Dann

Nabucodonosor: Vamos

Perro Flauta: ¿Y el eurillo?

Alejandro: Cuando te beneficies al eunuco te lo damos, costra

Todos se van para Sodoma y después a Gomorra, donde el Perro Flauta se aparea con el eunuco por un euro

Lo que nadie sabe es que el Perro Flauta está lleno de enfermedades, de bacterias y piojos. Así que infecta al eunuco con Gonorrea.

Nabucodonosor echa la pota y se va a su casa de bajón, pero Alejandro se emociona y se une a la orgía, también se infecta, Así como todos los habitantes de esas dos ciudades.

Alejandro, al ver como se le cae la polla a pedazos, jura venganza y busca al Perro Flauta. Unos locales le informan que el susodicho, puede estar en chueca de botellón con sus amigos y colegas de costra.
El Vicio del famoso “Magno” era popular entre la sociedad y su bloque de vecinos, que al verle recoger el correo a través de la mirilla, susurran a sus cónyuges:

Mira el vicioso que cara de lascivo… seguro que viene del retiro de chingar con Rappel detrás de un seto… ¿En qué trabajará para tener esas sandalias de oro con remates color perla?

La ira de Alejandro se cebó con Chueca, primero se los folló a todos jurándoles que les llamaría para volver a quedar. Luego les dijo “Te quiero” uno a uno enamorándoles con sus ojitos azules adornados de largas pestañas, y por último les quemó a lo bonzo y saltó sobre ellos inventando así la tradición de saltar por encima de la hoguera en el día de San Juan.

Alejandro Magno, aniquiló Chueca y volvió a Sodoma y Gomorra, donde todos estaban hasta el culo de costo malo, que iba vendiendo Gracita Morales de estraperlo y de Neisseria gonorrhoeae.

Para sorpresa de Alejandro, el Perro Flauta estaba sentado a las puertas de Gomorra con una pancarta que decía:
no nos representan

Alejandro se acercó y le dijo:
Alejandro: ¿No sabes que has traído la destrucción a nuestros miembros de la diversión?

Perro Flauta: ¡Democracia Real YA!

Alejandro: Te voy a meter tantos pepinos por el culo, que te van a llamar el ensaladas

Perro Flauta: ¡Sin casa, Sin pensión, sin curro y sin miedo!

Alejandro: ¡Tú lo has querido!… ¡Guardias! Arrestar a este pelo guarro, darle una ducha, lavarle el pelo con champú junto con mascarilla y echarle colonia.

Perro Flauta: ¡NOOOOOOOOOOOOOOO!

Alejandro:

Perro Flauta: No

Alejandro:

Perro Flauta: Que no

Alejandro: Que sí

Perro Flauta: ¡Jódete Alejandro! ¡La banca siempre gana y no me da la gana!

Alejandro: Te voy a hacer la vida imposible, por mis cojones

Perro Flauta: ¿Qué cojones?, si se te han caído a cachos mientras me insultabas

Alejandro: ¡Caerá sobre ti mi ira hasta el final de tus días!

Perro Flauta: Jajajaja, Vale, yo me quedo aquí en Gonorrea City, que he solicitado un piso de alquiler para jóvenes con derecho a compra.

Alejandro: No tendrás piso, si no una muerte lenta y dolorosa, porque yo mando aquí, soy el puto amo.

Perro Flauta: ¡Soy un rebelde sin casa!

Alejandro: No intentes quedar por encima como el aceite, la última palabra es mía.

Perro Flauta: Vale

Alejandro: ¡Qué te calles!

Perro Flauta: Vale

Gracita Morales: ¿Queréis costo baratito?

Perro Flauta: Vale

Georgie Dann: Yo si quiero costo, ponme 25 gramos de esa madera buena

Rappel: ¿Quién se viene detrás del seto?

Alejandro: ¡Yo!

Perro Flauta: ¡Qué vicio!

Nabucodonosor: ¿Todavía estáis aquí?, cómo se nota que no trabajáis cabrones, venga a dormir cada uno a su casa que se acabó la fiesta.

De repente un meteorito asomó por el cielo y antes de que pudieran decir “¡Ay!”, estaban todos calcinados a la parrilla, todos menos Georgie Dann que en memoria de sus colegas de gonorrea, escribió el Hit “La barbacoa”. Cada vez que canta esa canción, sus ojos negros a juego con su pelo sintético, se llenan de lágrimas.

 

Visita el blog de la Autora

1 Comentario

  1. por H. Purr publicado el 18/01/2014  14:24 Responder

    No sé si eres la mierda, pero eres muy necesaria. Me ha encantado!

Responder a H. Purr Cancelar respuesta

Tu dirección de email no será publicada