Sí, sin embargo…

Del desamparo de tus besos

me salvó la poesía.

Otra vez, y tantas veces,

desde que nunca fuiste mía.

Sí, sin embargo, fuiste la voz que calla y que otorga,

que presta sangre tan fría

que, si no hiela el deseo,

al menos congela la vida.

Sí, sin embargo, fuiste las piernas que se alejaban,

la mano que ni se despide,

el gato que ronronea

que nunca da y siempre pide.

Sí, sin embargo, fuiste la saliva escarchada,

la timidez del cobarde,

el abrazo necesario

que, si se dio, se dio en balde.

Sí, sin embargo, fuiste el sueño intermitente

que ni se aleja ni apaga,

que amaneció cuando quiso

arrasando la esperanza.

Sí, sin embargo, fuiste el dolor de despedida,

compensación de mis errores,

el precio pagado por necio

para fingirme entre flores.

Y me aferro con mis dedos

a la dulce poesía.

Otra vez, ¡y tantas veces!,

desde que nunca fuiste mía.

khajine

"Lo que es, es. Lo que no es, no es. Algo no puede ser y no ser al mismo tiempo y en el mismo lugar". Salvo los sinsentidos. Los sinsentidos son sinsentidos y no son sentidos, lo que corrobora la primera regla, pero, si su sentido es ser un sinsentido, ahí es cuando deja de tener sentido la cosa.

Yo soy escritor porque escribo pero no puedo escribir tanto como me gustaría ni tan bien como quisiera. Eso me convierte en un laico de la escritura. Para romper con ello, escribo más de lo que puedo y mejor de lo que sé. Soy "amateur" porque adoro escribir pero, también, "odiateur" porque, a veces, pierdo el Norte y no me convenzo ni a mí mismo en mis letras.

Por ello, como introduje, soy y no soy a un tiempo. O, quizá, soy y no soy a diferentes tiempos o de forma dependiente de para quién.

Últimas publicaciones de khajine (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada