HE ESTACIONADO UN MOMENTO

Hoy día llegué a destino como siempre y estoy muy contento, será que algún día no llegue a él y no culmine la jornada? Será que me quede algún día en el camino a vivir en la eternidad? Hay veces me imagino y presumo no encontrar la diferencia,  si vivir como yo vivo o vivir en la eternidad, será que ya la conozco?, Qué presunción…!

Hoy me he vuelto a encontrar con el viento, con la luz del día que se vuelve aún mas fuerte cuando el sol brilla en un cielo despejado, sobre los verdes valles que parecen oasis y van fijando los destinos del camino, con esas largas rectas que la carretera dibuja  invitándome a atravesarlas.

No quiero llegar aún porque mi destino es andar todavía, no quiero llegar aún porque el camino me ha parecido corto y largo el derrotero, el tiempo no cuenta y no tengo apuro aún de sacarme las botas y de secarme el sudor. Tengo ganas de seguir cortando el viento y sentir el sabor salubre del viaje todavía en mis labios, de mezclar en mis pensamientos el camino que me exige estar en el presente y las ganas de volar con él a lugares muy lejos de aquí.

He estacionado hace un instante en un lugar en donde quisiera quedarme toda la vida a contemplar justamente por siempre ese momento, pero me apremia la vida, porque ella me dice que momentos como este está lleno el universo, pero es mucho para mí…, lo quisiera todo pero es mucho para mí…, entonces controlo mis deseos y los traigo mas al presente, y es cuando se vuelven infinitos y es cuando se vuelven para siempre.

Esta vez los tramos han sido mas largos y eso es por que lo he querido así, volver a estos lugares tan hermosos no han podido evitar que los viva de esta manera, por el contrario, el cansancio desaparecía cuando después de la jornada el cuerpo me pedía un descanso y son las ganas de vivir así al filo de cerrar los ojos o de mantenerlos abiertos para seguir con este viaje que tanto llena mi alma que tanto llena mi espíritu y hace latir mas mi corazón.

Soy un forastero, lo sé, pero la vida me lo hace sentir diferente, soy un desconocido también pero me siento…, cuando hago una pausa…,  como en casa y eso es suficiente por hoy, encuentro albergue donde menos me lo imagino y tengo con quien conversar aunque no sean precisamente lo que quiera, pero es el momento, pero es la vida y no lo puedo evitar, ella toca a mi puerta y debo de contestar con la seguridad que ella abre mi camino, me trae lo desconocido me trae con quien estar.

 

 

 

Últimas publicaciones de Pushaqwari (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada