GUAROJ CON ALIENÍGENA AZUL

 

Me embarqué, no sé cómo en la aventura

de lanzarme a  cazar aquella cosa

que llegó a la ventana de mi insomnio

en la noche propicia y justo en hora

cuando ya el diazepán era lo mismo

que contar ovejitas en patota,

o cantarme una nana de autoayuda,

o volver a internet a buscar novia.

Me embarqué no sé cómo en la aventura

en la noche propicia y justo en hora.

 

El viajero del cosmos no era lento.

Mas mis manos no estaban perezosas.

Intentó escabullirse por las hiedras,

pero pude aferrarlo entre las hojas.

Me rogó: “No me dañes. Soy amigo”

Respondí: “¿Pues por qué he de hacer tal cosa?”

(Era azul, y peludo. Tibio y suave.

Y liviano, redondo como bola.)

El viajero del cosmos no era lento

pero pude atraparlo entre las hojas.

 

Lo llevé a la cocina, con cuidado.

Lo encerré en la jaulita de la lora

que murió el mes pasado de aburrida.

Y él que empieza a chillar a toda boca.

Y yo tomo el sifón de la heladera

y amenazo ducharlo con la soda.

Y el que grita: “Qué bien! Adoro el agua!

Y me encanta bañarme a toda hora!

Lo llevé a la cocina con cuidado

y él que empieza a gritar a toda boca.

 

Y de pronto sonríe: -Negociemos!

Sólo quiero salir de esta picota.

Tu me dejas en paz y a mi albedrío

y algo vas a obtener  en justa troca.

-Otro más con el cuento de Aladino!

Vida eterna? Salud? Dinero? Joyas?

– No, más puedo dejarte algún olvido,

y una nueva versión de tu memoria.

Y de pronto sonríe: -Negociemos!

Y algo vas a obtener en justa troca.

 

Yo le ofrezco un café y unas tostadas

Mientras crecen las luces de la aurora

conversamos de mundos y rarezas.

Y el me da cuatro pelos de su cola

(que tendré que llevar conmigo siempre)

-Esto habrá de curarte la memoria.

Lo importante es sanarse los recuerdos

Tener sólo nostalgias bienhechoras.

Yo le ofrezco un café y unas tostadas

y el me da cuatro pelos de su cola.

 

Era azul y redondo, tibio y suave.

Y yo un triste de plaza con palomas.

Mi morada un invierno con goteras.

Y su nave una dalia luminosa

que andará merodeando  otras galaxias

Era azul y yo oscuro, pero ahora

voy ganando color por mis adentros

y por fuera tal vez a otra persona.

Era azul y redondo, tibio  y suave,

y su nave una dalia luminosa.

 

 

Nelson Guerra

Últimas publicaciones de Nelson Guerra (ver todo)

3 Comentarios

  1. por Yizeh Castejón publicado el 13/12/2013  07:37 Responder

    Hola, Nelson. Te recuerdo que para concursar tienes que publicar tu obra en la categoría "Concurso de Ciencia Ficción 2013". También te recomiendo que te leas las bases.
    Puedes editar tu poesía y colocarla en dicha categoría.
    Mucha suerte.

  2. por Nelson Guerra publicado el 13/12/2013  14:01 Responder

    Gracias Yizeh, pero la verdad es que no entiendo cómo hacerlo, no encuentro por ninguna parte el ingreso a una ventana que me permita editar en el lugar correcto el poema. Si me sitúo en la ventana donde aparecen las obras que concursan no hay un link para eso.

  3. por Winston publicado el 15/12/2013  18:34 Responder

    Nelson, una vez has ingresado con tu usuario y contraseña, dentro de tu relato (en esta misma página) y debajo del título del mismo encontrarás las opciones "Editar" y "Borrar" (justo al lado del número de visitas). Si le das a editar irás a una pantalla donde podrás modificar la categoría. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada