Limón podrido

Estoy tranquilamente en mi cuarto

Mordiendo a cachitos los días

La mayoría saben a limón podrido

Aquí, arrojado en el frío de la conquista

Obligado a soñar con ídolos vacíos

Allá, en el horizonte lejano observo los palacios

Reverberan y el sol los tizna de amarillo

Pero acércate amigo y míralos de cerca

La sombra que atrás dejan es negra y está rota

La visión es fea y yo me apeo del camino

Abrazo un árbol en el ribazo y me subo a la copa

A comerme tranquilamente mis limones podridos.

Últimas publicaciones de berbote (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada