La Legión de la Muerte

Las horas de trabajo comenzaban a causar mella en su rostro. Se miró al espejo tras lavarse la cara un par de veces y maldijo en voz baja. Su rostro había perdido el brillo. Era evidente que aquella historia le había absorbido. Quizá demasiado.

Regresó a su escritorio y se sentó delante de su portátil. Después de seis meses trabajando en aquel páramo perdido de la antigua Germania ya casi había terminado su informe final. Cuando aterrizó allí, tras una infernal lucha con los patrocinadores de la excavación y con el departamento de arqueología del que todavía era profesora adjunta, supo de inmediato que aquel yacimiento no tenía nada de extraordinario. Un campo de batalla, espadas, lanzas, algún casco de legionario y huesos más o menos conservados. Hasta ahí todo normal. No era necesario ser doctor en historia para saber que aquella zona fue lugar asiduo de batallas entre las legiones de Marco Aurelio y las tribus germanas rebeldes, aquellas que no se postraban al poder de Roma.

Sin embargo, todo cambió cuando uno de los becarios adscritos a la excavación encontró aquella caja. Estaba semienterrada en lo que parecía ser una pila funeraria, emplazamiento usado con toda seguridad para incinerar restos humanos. Tras los análisis realizados, la conclusión fue que aquella caja estaba tallada sobre condrita, un material que, para sorpresa del equipo, resultaba ser el componente principal de los meteoritos rocosos. Se trataba de un recipiente pequeño, alargado y provisto de una tapa del mismo material que la base. Pero, sin duda, lo más impactante era lo que contenía en su interior.

A partir de ese momento, ese fue el objetivo prioritario de su trabajo. Analizar desde el punto de vista histórico las decenas de pergaminos que se encontraban en el interior de aquella enigmática caja. Un centurión, Claudio Quinto Tiberio. Una suerte de diario de campaña. Una misión. Y tras todo eso, la sombra del siempre oscuro Lucius Aurelius Commodus Antoninus.

Comenzó a leer la transcripción por enésima vez. Cada vez que lo hacía, tenía la sensación de estar ante una historia de ciencia ficción, nada que ver con la ciencia histórica. Aquello era tan increíble que resultaba difícil darle una mínima credibilidad. Sin embargo, las pruebas a las que fueron sometidos los pergaminos no daban lugar a la duda, pertenecían a la misma época en la que estaba fechado el yacimiento. No se trataba de una broma de mal gusto ni de una falsificación. El que había escrito aquel diario de campaña era sin duda un centurión romano, un centurión al mando de una legión desconocida. Una legión con un nombre tan sombrío que daba miedo pronunciar.

La fascinación que la doctora Hesse sentía por aquella historia contada en primera persona era tan profunda que en ocasiones se sentía poseída. Claudio ya formaba parte de su vida. Tanto, que no podía evitar ruborizarse cuando imaginaba como sería físicamente aquel centurión. A veces tenía la absurda sensación de estar enamorada de él. De un hombre muerto casi dos mil años atrás. Cuando comenzaba a releer su relato, caía en un trance en el que parecía que Claudio Quinto Tiberio hablaba, pensaba e incluso sentía, a través de ella. Seleccionó las transcripciones de los pergaminos más importantes y comenzó de nuevo a ensimismarse en aquella historia.

Invierno. Día cuarto del segundo mes de campaña. La noche es muy fría. El campamento esta tranquilo. He dejado varios hombres de guardia. A pesar de que el territorio está pacificado, conviene ser precavido. Gracias a los dioses, nuestras corazas son negras. En la oscuridad parecemos seres del inframundo, da la sensación de que somos nosotros los que nos ocultamos del enemigo y no al revés. Las condiciones son duras. Apenas tenemos provisiones. Y nadie vendrá a ayudarnos. No somos soldados de Roma. Luchamos para Roma, y por nuestro César, Lucius Aurelius Commodus Antoninus, pero no nos está permitido lucir el águila imperial. Yo, Claudio Quinto Tiberio, cumplo órdenes, a pesar de la humillación que supone estar al mando de esta misión de locos. Mi pasado no importa. Pero soy un proscrito, un apestado en el ejército. Como lo son mis hombres. Algunos de ellos, buenos soldados. Otros no tanto. Quizá, muchos se merezcan estar aquí.

El objetivo aún no ha dado señales de vida. Ya dudo incluso de su existencia. Pero las órdenes son claras, eliminar a los sonámbulos, a todos. Nuestros espías en la zona informaron al mando de la legión en Germania. Las dos primeras guarniciones masacradas no fueron atacadas por guerreros tribales. Los mataron a dentelladas, hasta la muerte. Incluso, muchas de las aldeas aledañas también sucumbieron. Los llamaron sonámbulos por su paso lento y torpe, como si estuvieran en una especie de trance. En Roma saltó la alarma cuando las siguientes guarniciones atacadas eran ya las próximas a la frontera. Nadie sabía quien era aquel nuevo enemigo. Los rumores comenzaron a resultar peligrosos. Los legionarios que sobrevivían contaban historias espeluznantes, de monstruos sin alma devoradores de carne. Muchos de ellos enfermaron, murieron y resucitaron. Como si se tratase de espectros que habían regresado cruzando las puertas de Averno. No caían. No desfallecían. Solo al separar con el filo de la espada la cabeza de sus errantes cuerpos, dejaban de existir. Se habló de la peste, de alguna enfermedad desconocida, del castigo de los dioses por los desmanes de nuestro emperador, por esa razón, el ejercito se retiró hasta nuestras fronteras. Dejaron atrás a los heridos, a los enfermos, Germania estaba maldita. Y estaba terminantemente prohibido hablar de ello.

Por eso me hallo aquí, al mando de diez mil hombres repartidos a lo largo de una linea de seguridad. Nos encontramos cerca de la frontera, en territorio hostil. Un centurión como yo convertido en general, comandando una legión secreta cuya única misión es esperar a que esos seres aparezcan. Los últimos rumores decían que se estaban concentrando, formando un ejército sin alma y sin mando. Lo que nadie imagina es que mi ejército también carece de alma. Asesinos, violadores, ladrones y jugadores empedernidos componen lo peor de la legión, incluso condenados a muerte. Aquí están, a mi mando, junto con otros soldados, estos de honor, acusados injustamente por algún enemigo, presos de su herencia familiar. Mercenarios otros, dispuestos a morir o matar por un puñado de monedas.

Todos seguimos esperando.

Invierno. Día décimo noveno del segundo mes de campaña.

El emplazamiento elegido a lo largo de la línea defensiva es perfecto. La mayor parte del terreno esta desprovisto de vegetación y de bosques, por lo que resulta idóneo para una batalla a gran escala. Hace un par de semanas que ordené limpiar el terreno de arbustos y de árboles en las zonas con menos claros. Gracias a que he recibido otros dos mil desgraciados voluntarios, el trabajo ha sido satisfactorio.

Sin embargo, este lugar parece abandonado por los dioses. No he visto ni un solo bárbaro vivo. Ni saqueadores, ni campesinos, ni enemigos. Parece como si se los hubiera tragado la tierra. A la semana de llegar, una familia pasó por el campamento. Estaban huyendo de algo, pero no nos dijeron de que, apenas hablaban nuestra lengua. Únicamente, nos entregaron una piedra que, según el pater de aquella familia, estaba maldita por haber caído del cielo. La guardé en mi aposento. Por sus dimensiones decidí tallar un cofre donde esconder este diario de campaña. Se que no lo podré llevar de vuelta a Roma. La instrucción de mi superior fue tajante. Hacer nuestro trabajo y callar. Nadie en todo el imperio debe saber que es lo que ocurre aquí. Permanecer en silencio o ser ejecutado.

Invierno. Día vigésimo primero del segundo mes de campaña.

Ya están aquí. Deben ser miles. Acabo de dar la orden. Todo mi ejército esta dispuesto. Ahora, en mi tienda de mando, espero a mis oficiales para desearles suerte. Noto nervios y terror. Esos desalmados se están acercando a nuestra posición. Gimen, se arrastran. Por lo que acabo de ver desde la empalizada, algunos tienen horribles amputaciones. Pero esos seres siguen andando, sin descanso. Es la hora. En cuanto mis oficiales se incorporen a sus puestos, me enfundaré mi casco y me pondré al frente de mis hombres.

Se acerca el momento de dar la orden de ataque, que los dioses nos protejan. Este puede ser el último de mis días.

Invierno. Día vigésimo segundo del segundo mes de campaña.

Todo ha terminado. Casi un día entero luchando, peleando con esos monstruos. Es posible que mi ejército este compuesto de los peores hombres, pero han sido disciplinados, incluso mas carentes de humanidad que nuestros enemigos. Hemos acabado con todos. Lo más duro, ha sido acabar con nuestros propios soldados que al caer heridos mortalmente por alguna dentellada, no tardaban en resucitar y volverse contra sus compañeros.

Afortunadamente, todos mis legionarios tenían la consigna principal bien aprendida. Nunca jamás en la historia de las grandes batallas, tantas espadas y lanzas han atravesado tantos cráneos como en la de hoy. Sin embargo, las bajas son cuantiosas, contando con los que están enfermando y van a morir bajo la espada piadosa de un compañero. Necesito descansar. Las nuevas órdenes de Roma son concisas. Avanzar dentro de Germania y limpiar el territorio de sonámbulos. Hasta el último de ellos.

Invierno. Día vigésimo cuarto del tercer mes de campaña.

Ha pasado mas de un mes desde la batalla principal. Germania esta prácticamente muerta. Las aldeas están desiertas, muchas de ellas abandonadas tal y como estaban. Mis oficiales piensan que la gente ha huido, que la maldición de los dioses es tan poderosa que estas tribus, tan apegadas a su tierra, han decidido marcharse al este. Cerca de una de estas aldeas hemos encontrado a una especie de brujo, escondido en una cueva. Uno de nuestros traductores ha hablado con él y lo que le ha contado nos ha dejado sorprendidos. Al parecer, los sonámbulos empezaron a aparecer cuando una cadena de rocas cayeron del cielo. Parte de esas rocas estaban congeladas y comenzaron a descongelarse con la llegada del calor del verano. Los efluvios que emanaban las rocas fueron los causantes de esta maldición, dijo. Hicieron enfermar a aquellos que se acercaron demasiado. Le preguntamos si había visto más sonámbulos, pero contestó que desde que la gente se había marchado ya no quedaban aldeas habitadas. Los sonámbulos emigraron al oeste, buscando nuevas presas. Todo comenzó a tener sentido. Esa fue la razón por la que nos los encontramos frente a la línea defensiva. Sin lugar a dudas, fueron a por nosotros. Quizá nos olieron, como un animal salvaje hace con su presa. Y acudieron a nuestro encuentro desde todos los puntos de Germanía.

Quizá ese sea el motivo por el que apenas hemos tenido que enfrentarnos a ellos en el interior. Si todo sigue así, en muy poco tiempo podremos enviar un mensajero a Roma para informar de nuestra victoria final. Germania, pronto estará libre de esta maldición.

Invierno. Día décimo cuarto del sexto mes de campaña.

Por fin hemos cubierto prácticamente la totalidad de la Germania conocida y no tan conocida. Eliminados los últimos reductos de sonámbulos, creo que ya terminamos nuestro trabajo. Los antiguos habitantes de estos lugares han comenzado a regresar. Todo parece como un mal sueño que ya ha terminado. Estoy apesadumbrado por las condiciones que hemos tenido que soportar, muchas de las bajas han sido causadas por el frío y el hambre mas que por los combates.

Volvemos a casa, primero a nuestra línea defensiva, a nuestros campamentos. Roma ya esta informada. Espero que nos licencien pronto. Quiero volver y limpiar mi nombre. Esto se acabó.

Invierno. Día sexto del séptimo mes de campaña.

Debí imaginármelo. Ese bastardo de Cómodo es un cobarde. Llevamos un día de asedio. Mis hombres y yo, regresamos ayer al campamento principal. Apenas quedamos mil. El regreso fue digno de una proeza. Sin provisiones, en pleno invierno, a pie. Muchos de mis legionarios enfermaron por el hambre, por el frio y por el cansancio. Murieron antes de llegar. Algunos asesinados por sus propios compañeros por un pedazo de pan. Otros, en los enfrentamientos con las tribus locales que ya habían regresado a sus hogares. En lugar de agradecernos haber acabado con los sonámbulos, nos culpan de todas sus desgracias. Y nos lo han hecho pagar con sangre.

Pero eso no es un problema para un legionario. Soportar la muerte, la agresión del enemigo natural, las penalidades. Forma parte de nuestra vida. Lo que no es concebible es ser traicionado por tu propia patria. Esta es nuestra recompensa por haber salvado a Roma de una invasión de demonios caníbales, la muerte. Siete legiones nos esperaban a nuestro regreso. Sin mediar palabra, nos atacaron con toda su potencia. Logré llegar a mi campamento fortificado con un puñado de hombres. Un día entero de asedio. Ahí fuera están los mejores soldados de Roma dispuestos a acabar definitivamente con nosotros. Sus órdenes son claras. Borrar de la historia a la Legión de la Muerte, creada para acabar con la amenaza más grave que ha tenido Roma en toda su historia. Es evidente que para el Emperador toda esta crisis es algo muy incómodo. El pueblo habla, rumorea, quizá muchos piensen que los dioses han maldecido su reinado. Y por esa razón, este episodio debe ser silenciado para siempre, junto con los testigos de su existencia: Yo, Claudio Quinto Tiberio y los pocos hombres que ahora mismo me contemplan bajo la luz las velas mientras escribo estas mis últimas palabras.

Acaban de sonar las trompetas. Las legiones de Cómodo van a lanzar su ataque final. Veo a mis legionarios poniéndose el casco con marcialidad. Vamos a morir. Pero moriremos con orgullo, moriremos como soldados de Roma.

Luchando contra Roma.

Una lágrima surcó su mejilla. No podía evitar emocionarse cada vez que leía ese pergamino final. Se secó las lágrimas con la manga de su pijama. Ya era tarde y tenía que acabar su informe sobre la valoración final del contenido histórico de aquellos pergaminos. Colocó las manos en el teclado y comenzó a escribir.

“Escaso valor histórico. Con toda seguridad, se trata de una historia inventada por su autor, debido a razones que desconocemos. Su contenido lo hace científicamente imposible. No se ha constatado jamás una enfermedad infecciosa como la descrita en el pergamino y no hay rastros en la zona de actividad meteórica. Tampoco existen fuentes que nos hablen de esta “Legión de la Muerte” ni de los hechos descritos. Sólo es destacable como mito, como fábula. En ese campo, si tiene valor, dada su antigüedad y su carácter de hallazgo escrito. Fin del informe.”

La doctora Hesse no estaba segura de aquella conclusión. La fuerza del relato le daba una connotación de realidad que resultaba difícil obviar. Sin embargo, no podía jugarse su carrera académica dando verosimilitud a aquella historia. ¿Una plaga de muertos vivientes en la antigua Roma? ¿Un virus procedente del espacio exterior?

A pesar de que estaba convencida de que Claudio Quinto Tiberio existió y contaba la verdad, todo aquello sonaba a ciencia ficción. Por esa razón, envió el informe y dio por concluido su trabajo.

Mientras se preparaba para meterse en la cama, no pudo evitar pensar que aquel centurión acababa de ser traicionado de nuevo.

Traicionado por ella, dos mil años después.

Últimas publicaciones de Juanma Andres (ver todo)

9 Comentarios

  1. por Pablo publicado el 19/12/2013  17:03 Responder

    Un relato con gran rigor histórico y de amena y entretenida lectura que te hace viajar en el tiempo y dudar sobre muchos acontecimientos pasados.

  2. por Marian publicado el 19/12/2013  21:24 Responder

    Un relato bien documentado , de fácil lectura y entretenido, que nos hace meidtar sin querer acerca de la delgada linea que separara los acontecimientos históricos de la ficción novelada, o ¿quizás la ficción no lo sea tanto?...

  3. por Judas Iscariote publicado el 19/12/2013  23:15 Responder

    Estupenda puesta en escena. Se va a más según vas avanzando y te introduce en el submundo poco a poco. Cuando se acaba, estás deseando que haya algo más. Mi enhorabuena!
    Por cierto...buen final

  4. por Mariné publicado el 20/12/2013  12:29 Responder

    Relato narrado de una forma tan amena, que me mantuvo en vilo desde el principio (eso que no soy amante de los relatos históricos).
    Me gustó mucho la historia dentro de la historia y el final es muy triste... ¡Pobre Claudio Quinto Tiberio!
    ¡Enhorabuena, me encanta!

  5. por newowen publicado el 22/12/2013  01:51 Responder

    Hola, Juanma Andres. A pesar de que echo en falta más "ciencia" para considerarlo ciencia ficción, me ha gustado la idea y cómo salvas la explicación del por qué se silenció el caso y el final.
    La causa del meteorito y los efluvios la veo más floja, aunque al introducir al brujo se suspende la incredulidad y te dejas llevar por la historia.
    Muy entretenido. Te seguiré leyendo, así espero que te sigas sintiendo inspirado y a darle a las teclas. Un saludo.

  6. por Maggiore publicado el 22/12/2013  13:32 Responder

    Una historia entretenida y muy bien narrada. Te mantiene en tensión durante todo el relato y finaliza con un final interesante y coherente.

  7. por Roy publicado el 04/01/2014  17:17 Responder

    Una nueva manera de manera de desarrollar un argumento clásico. Y la mezcla historia-ciencia ficción está bien conseguida.

  8. por SUSANA publicado el 30/01/2014  20:17 Responder

    Juanma. Eres un crack. Me ha encantado... Ya sabes que espero que publiques tu libro, tengo muchas ganas de saber cómo termina todo.

  9. por Arturo Vallejo Toledo publicado el 09/08/2014  23:59 Responder

    Realmente me ha asombrado tu historia. Me gusta mucho la historia de la Roma Imperial y me encantó esta alternativa que propones. Realmente Cómodo habría sido totalmente capaz de hacer eso.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada