SOS

Pensaba que no se podía ser feliz más de dos días seguidos y llegó un momento en el que se acostumbró a estar triste. Creó una dependencia insana y destructiva hacia alguien que no era capaz de decirle «te quiero» y todo porque, según él, ella ya lo sabía y no era necesario decírselo. ¿Para qué te lo voy a decir? ¡Si ya lo sabes! -le decía.-

Y así pasaron los días… Se le hicieron eternos, pero al fin, ella consiguió salvar su vida.

Gemma

Capricornio. Estudiante de Grado en Estudios Ingleses.

Últimas publicaciones de Gemma (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada