La semana

Un jeque tenía siete esposas. La primera ciega de un ojo, la segunda coja; a la tercera le faltaba una mano, a la cuarta una oreja, la quinta tenía un solo orificio nasal. La sexta era manca. La séptima era joven y hermosa, con una voz suave. Desafortunadamente, sólo tenía una mitad de su cérebro y era increíblemente estúpida.

Enfadado, el jeque le cortó la cabeza. Desde entonces, pasó todas las noches con sus seis esposas, pero cada séptima noche se iba a orar. Así dio origen a la semana, con un día de cada siete dedicado para la oración.

Últimas publicaciones de Alberto Arecchi (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada