Sacra sedición

Sublevaciones han existido siempre: en el siglo I a.C., la encabezada por Espartaco desgarró intestinamente al Imperio; en 1825, la de apenas treinta y tres valientes, liberaría a la Banda Oriental del yugo brasileño. Radicalmente distinta fue la esgrimida en un templo de San Telmo, hacia 1929: Martín de Porres y Santa Rosa de Lima batiéndose por alcanzar la cima del altar, San Cayetano e Ignacio de Loyola destronando del pilar a María, Francisco de Asís compeliendo a Santa Teresa a migrar del presbiterio, y desde el madero, como en el Gólgota, Jesús implorando perdón al Padre.

Últimas publicaciones de German Bartizzaghi (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada