Misteriosa Eternidad

Cuando le tomo la mano, sé que ya no hay vuelta atrás. El final es inminente. La muerte ha ganado una vez más.

—Te amo—exclamo en silencio, y ella parece esbozar una sonrisa detrás de su rostro sin vida.

Comienzo a sollozar, pero me detengo. Hay algo más. En el aire, sobre el cuerpo inerte de mi abuela, aparece una nube brillante, tan incandescente como el mismo sol. Y de ella brota una mano translúcida, que se extiende lentamente hasta tocar mi rostro. Estoy paralizado, con miedo, pero su voz dentro de mi cabeza me calma:

—También te amo.

Luciano

Estudiante de Medicina en la Facultad de Medicina CLAEH de Punta del Este. 19 años. Potterhead. Aliado. Invisible. Soñando con algún día ser escritor...

Últimas publicaciones de Luciano (ver todo)

2 Comentarios

  1. por aixa canosa publicado el 01/01/2014  19:57 Responder

    Me encanto ;)

    • por Luciano publicado el 02/01/2014  19:00 Responder

      Muchas gracias! Me alegro que te haya gustado (:

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada