Así fue como te tuve

Cuervo llegó agitado y puso la encomienda en el altar. Nerviosa, coloqué el ovillo en el cuenco de cristal y pronuncié el conjuro tratando de no equivocarme otra vez, con la vara bien enfilada y la mano firme, hasta que las cinco runas flotaron hacia la hoguera y comenzaron a girar frenéticas, a una velocidad tal que la fuerza del viento apagó el fuego durante varios segundos. Cuando se hizo la luz estabas frente a mí. Emocionada, me eché a llorar. Entre lágrimas te vi mirarlo todo con tus ojos nuevos y suspiré: al fin.

A. R. Bradley

Vivo en Miami, EE. UU. y espero mi oportunidad para ser publicada e irrumpir en la palestra literaria mundial con la fuerza de un huracán. Soy escritora desde que tengo uso de razón, infinita soñadora, habitante de unmundo paralelo donde todo es posible y admiradora de la vida.

Últimas publicaciones de A. R. Bradley (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada