La Verdad

– Es muy difícil de creer pero los ángeles no tenemos alas y no sabemos volar.

En ese momento Lucifer apagó la luz y todos volvieron a dormir. Solo Gabriel encendió su linterna y siguió leyendo el Libro por debajo de las sábanas.

Últimas publicaciones de Jmardel (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada