El asesino de la reina

El rastro del huargo herido llevó al sicario enano hasta las ruinas de una atalaya cubierta de hiedra y maleza en lo más profundo del bosque. La bestia se tumbó junto a la entrada de la torre y aulló llamando a su dueña. El enano colocó un virote —impregnado de una gota de sangre de su reina Blancanieves— en la ballesta y esperó a que la bruja de la capa roja saliese de su guarida.

Vicente F. Hurtado

Buscando mi Torre Oscura particular.

Últimas publicaciones de Vicente F. Hurtado (ver todo)

1 Comentario

  1. por newowen publicado el 25/01/2014  22:22 Responder

    ¡Vaya giro al cuento! Esperemos que saque una tirada alta y que consiga un golpe crítico ja ja.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada