Instinto oculto

Entrecerró los ojos, protegiéndolos con la mano de la intensa luz que penetraba por la claraboya de su pequeño estudio. Su conciencia flotaba aún en algún lugar muy lejos del frío suelo donde reposaba su desnudo cuerpo. “¿Quién soy? ¿Dónde estoy?”. A duras penas consiguió levantarse, tambaleándose, intentando aferrarse a cualquier objeto que le sirviese de apoyo. Se pasó la mano por la cara, intentando sacudirse una imaginaria telaraña de su rostro. Trastabilló y cayó de nuevo al suelo pero esta vez no intentó incorporarse. Simplemente se giró sobre un hombro y miró hacia el techo, blanco como un lienzo virgen, donde se iba conformando una figura, una idea. Volvió la vista hacia el centro de la sala. Sí, allí estaba. Esperándole, reprochándole, desafiándole. Una burla a su talento. Un desprecio a su inspiración.

Descubrió el caballete en mitad de la sala y se concentró en la imagen del lienzo. “¿Quién eres?” Unos ojos sin vida, vacíos de todo prejuicio, enmarcados en un hermoso y pálido rostro le devolvieron la mirada y le hicieron tomar conciencia de la realidad. Un regusto metálico en su paladar le reafirmó en sus sospechas. Observó la pequeña mesa del rincón. Cena para uno, sin vino, sin velas. Apartó la vista con una mezcla de aprehensión y nauseas. “Nunca más”. Pero un instinto oculto inundó su cuerpo de una malsana ansiedad.

La ducha le despejó completamente y de pie junto al espejo, ajustándose el nudo de la corbata, suspiró nostálgico recordando lo maravillosa que era su última modelo. La imagen del espejó le sonrió contestándole: “sencillamente deliciosa”.

Dani San

APRENDIZ DE ESCRITOR. DESEANDO APRENDER ALGO NUEVO CADA DÍA

Últimas publicaciones de Dani San (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada