Las hormiguitas y el cigarrón

Era un día de otoño, las nubes amenazaban desde la lejanía con descargar sus discursos sobre el poblado, bajo un viejo nogal se podía observar un hormiguero cuyos integrantes trabajaban sin descanso noche y día para obtener el mayor número de semillas. Pipe era la reina madre, ella las crió desde que eran unas pequeñas larvas y les enseñó todos sus trucos para no pasar calamidades cuando no hubiese nada en los alrededores…

Un día Pipe se dio cuenta que podía obtener más semillas si habían más hormigas trabajando a sus ordenes e ideó un plan para que las hormigas del resto del poblado se unieran a su hormiguero. ¿Como lo hago? pensó… pues bien empezó a divulgar entre sus zánganos y obreros que le había llegado un rumor de que el viejo nogal sería desterrado y con él su gran hormiguero que tanto trabajo le llevó levantarlo.

Pronto el pánico empezó a correr entre las hormigas y juntas empezaron a construir bajo las órdenes de Pipe otro gran hormiguero, mientras unas se dedicaban a recolectar otras construian el mayor hormiguero jamás visto.

Pero un día llegó una hormiguita llamada Frissa, los primeros días aceptó y acató las órdenes de Pipe, hasta que se dio cuenta del plan que ideaba que no era otro que quedarse con todo el hormiguero sin trabajar nada.

Frissa empezó a comentar entre sus amiguitas lo que ella sospechaba de hace tiempo, pero no obtuvo más que descalificativos e insultos, nadie le hacía caso a la pobre Frissa.

Frissa no dispuesta a ser exclava de nadie hizo su petate y se largó del hormiguero dispuesta a pasar hambre y frio, pero por decisión propia.

Rehizo su vida, formó su pequeño y diminuto hormiguero, pero pronto le llegaron las noticias de que varias hormigas se habían revelado contra Pipe. Aún así aceptó las disculpas de sus compañeras y trabajó en conjunto con ellas, alguien se enteró de que Pipe estaba sola y le dijo a Frissa si podía aceptarlo en su pequeño hormiguero, pero Frissa no aceptó y pensó: PREFIERO QUE ME ODIEN POR LO QUE SOY A QUE ME ADMIREN POR LO QUE NO SOY.

Pipe marchó fuera y volvió a las andadas, su objetivo era ese: ENRIQUEcerse con la bondad de los demás, siguió construyendo hormigueros allá por donde iba, y siempre había una hormiguita que se revelaba contra ella… Así pasaron los años hasta que ya Pipe fue más conocido por sus ideales enriquecedores que por sus logros.

Gracias a Frissa y a muchas hormigas como ella, la comunidad hormigatoria siguió su trabajo de cosechar sin engañar

Últimas publicaciones de Kris (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada