Si esto fuera evolución

 

Mañanitas salpicadas de habitaciones sombrías,

camas sin hacer buscando el modo.

Bosques de pinos llenando vacíos,

estancias perpetuas en balcones y ventanas.

 

Mirando siempre hacia el bosque,

el anti-yo intransitable.

Comparsas de árboles como estupideces repetidas,

sentidos proyectados en pancartas de maleza.

 

Y entre los restos de carroña corrompida,

ahí encontraré mi nuevo hogar.

Entre los buitres malditos, susurrando infamias,

vomitando obviedades indigestas.

 

Y con ellos, alimentando mi ego,

y como ellos, alimentando mis ansias de putrefacción.

Y en el tránsito de comida podrida,

podré soñar el mañana del manjar.

 

Cargado de lodo, escupiendo al infinito,

devoraré, procesaré y regurgitaré letras y más letras,

en la putrefacción de tu rostro,

en la belleza de tu ingenuidad.

 

Dedicado a los buitres, a los auténticos.

Con ellos comeré y beberé,

follaré y quizás moriré.

Y otro buitre volverá a mis restos.

 

Cada hueso rebañado,

cada trozo de carne fresca devorado,

poco que ofrecer, pero completando el círculo.

Lo único que se puede hacer…

H. Purr

H. Purr (diciembre 1991) http://hpurr.blogspot.com.es/

Mi alter-ego entrañable y misántropo lo podéis encontrar en Twitter.
No apto para gente sin sentido del humor. En homenaje a Ignatius J. Reilly.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada