De un caballero anónimo

El dragón lanzaba fuego, y sin embargo no podía lastimarme más que el desdén de la princesa.

Últimas publicaciones de Mafer Meixueiro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada