GASES

Ella se quejaba constantemente de nauseas, mareos e indigestiones. El, absorto en el tedio y la lectura contestaba con cadencia desganada: Gases Matilde, gases. Mientras el malestar y su abdomen aumentaban, ella repetía el mantra de su amado: Gases Matilde, gases. Una noche, la teoría aerofagia se hizo carne y Matilde expelió un varón.

Últimas publicaciones de Ana Maria Rodriguez Ramos (ver todo)

1 Comentario

  1. por H. Purr publicado el 17/01/2014  17:28 Responder

    No sé si es amor o son gases

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada