Política del inflamable concepto

 

Despliegue de simpáticos buitres

emulando estúpidas danzas ancestrales.

Todo esto en mi jodida cabeza,

pinzando mis cervicales.

 

Ellos buscan siempre el modo de la espera,

y yo también, junto a la peste carroñera.

 

Cuervos surcando mis ojos ensimismados,

siempre con aire de cruel superioridad.

Esperando la oportunidad de vomitar en mi retina,

lo que saben que es dicho hasta la saciedad.

 

La política perfecta del inflamable concepto,

siempre llenando vacíos de absoluta lujuria.

Explotando eternamente el concepto,

mi condición de completa penuria.

 

Fundida en el centro de la Tierra,

aquel corazón y núcleo que todo lo sujeta

y que no entiende de aves carroñeras,

allí estaré, sepultada hasta la nuca,

en las tinieblas de mi propia locura.

 

Mi cabeza apuntando hacia lo purpúreo

de mi bien esperado ocaso.

Viviendo en el futuro, actuando en el pasado,

dime tú por qué presente,

no te suelo visitar demasiado.

 

Y entonces, así será el porqué.

Respuestas sin ser.

Preguntas sin parar de conocer.

 

H. Purr

H. Purr (diciembre 1991) http://hpurr.blogspot.com.es/

Mi alter-ego entrañable y misántropo lo podéis encontrar en Twitter.
No apto para gente sin sentido del humor. En homenaje a Ignatius J. Reilly.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada