Rodando

Abrió los ojos y se limpio el polvo, no se lo podía creer, había rodado colina abajo hasta llegar a un lugar desconocido. No había puertas ni ventanas y todo estaba en silencio, pero se sentía feliz como cuando uno llega al final de un camino.

Últimas publicaciones de Malatesta83 (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada