Las piernas en el claro del bosque

Las piernas amputadas de los trasgos se esparcían en el suelo. Señalaban todas en una dirección: al claro del bosque en el que se encontraba una enana dando de amamantar a su bebé, que mientras succionaba a buen ritmo, sujetaba un hacha ensangrentada.

L.Pradillos

Historiadora y escritora. Jugadora de palabras con baraja española.

Últimas publicaciones de L.Pradillos (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada