MIRONA

La niña ha venido junto a nosotros luego de un tiempo de discreta observación en la distancia.
-¿Se deja acariciar? –me ha preguntado, señalando a Mirona.
-Claro, le gusta mucho.
La niña, con la venia, se ha agachado junto a Mirona y ha comenzado a acariciarle primero el hocico, luego la frente, las orejitas, la nuca, el cuello, el lomo… hasta que la madre, con la compra reciente colgando de sus manos en coloridas bolsas, le ha llamado desde lejos:
-Vamos, Hévala, se nos hace tarde –y Hévala, que así se llama la niña, tuerce el gesto y se incorpora.
-Tengo que irme, ¡adiós y gracias! –dice, despidiéndose con la mano que antes hurgaba entre la piel de Mirona.
-¡No! –intento advertir, pero ya es tarde: Mirona ha abierto todo lo que ha podido la boca y ha hecho desaparecer por ella a la niña. Porque a Mirona le gusta que le acaricien, pero no que le abandonen.

Alonso Ferrera

Nací el 9 de noviembre de 1979. En su momento fui la persona más joven del planeta. Fui elegido como persona del año 2006 por la revista Time. En mis ratos libres me gusta escribir y pasear en bici. De hecho, tengo los mismos Tours de Francia que Lance Armstrong.

Últimas publicaciones de Alonso Ferrera (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada