¡Esa voz!

La voz era suave, cálida… las palabras… dulces y agradables… su olor inconfundible… y sus manos, con dulzura me tocaban… volaban de un lado a otro… me hacían cosquillas… y me empezaba a gustar… no quería soltarla… aún no… todavía tenía tiempo… había que aprovechar… abrazarme a ella un poco más… no perder su calor… quería sentir su suavidad… pero esa voz!… de nuevo empezaba a llamar… esas manos de nuevo a acariciarme… a moverme… a decirme que ya la dejara… que ya era hora de que me levantara… que soltara la almohada y me alistara para irme a trabajar…

hector

Escritor nato... ideas, pensamientos que de repente llegan y tengo que escribirlos... para no olvidarlos, perderlos en el laberinto de mi imaginación...

Últimas publicaciones de hector (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada