La presa

-¡Cuidado!  Lleva algo entre las manos y su cara esta ensangrentada. Papa corre, esa criatura quiere separarnos para vencernos.

-Tranquilízate hijo. No me sueltes.
Y cayeron por el abismo cogidos de la mano y tras ellos, muy cerca, el ensangrentado ser que atraviesa el agua de la catarata, que vuela, corre, salta y casi lo agarra del cuello en su caída.
Cuando abrió los ojos la angustia le resecaba la boca. Buscó la luz y resopló. Su perseguidor descanso en la orilla de río, escondido tras las rocas, sólo tenía que esperar que el niño volviera a dormirse.

Montesinadas

Encantado de estar por esta página y escribir, leer, participar, jugar... y lo que haga falta.

Últimas publicaciones de Montesinadas (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada